Curiosidades interesantes XXIV

Los Reyes Católicos, Isabel y Fernando heredaron el trono de Castilla y Aragón, sin que les correspondiese, debido a una serie de casualidades ya que, ambos, solo tenían un derecho remoto e indirecto para ocupar el trono. La corona pertenecía en realidad a doña Juana “la Beltraneja”, llamada así porque se la consideraba hija de don Beltrán de la Cueva y no del rey Enrique IV, por ello, la unánime voluntad del pueblo se expresó en las Cortes del Toro, siendo elegida Isabel como heredera, por ser hermana del rey. El trono aragonés correspondía a don Carlos, Príncipe de Viana, primogénito de Juan II, pero el nuevo matrimonio de éste, del que nació don Fernando, y las guerras habidas entre don Carlos y su padre, motivaron el encarcelamiento del Príncipe de Viana, cuya inesperada muerte hizo que heredase la corona aragonesa, el Príncipe don Fernando.

Según el diario “El Mundo” del 11 de abril de 1916, el número de analfabetos en España era de un 60 % y, en 1920, había descendido al 50 %, según los datos facilitados por Lorenzo Luzuriaga en su libro “El analfabetismo en España” editado por el Museo Pedagógico Nacional.
Miguel de Unamuno tuvo que dejar el Rectorado de la Universidad de Salamanca por culpa del Ministro Francisco Bergamín. Muy ofendido, Unamuno escribió una carta al Presidente del Consejo de Ministros, don Eduardo Dato, intentando explicarle lo inexplicable:

Uno de sus Ministros, el señor Bergamín, que se decía amigo mío y hace ocho meses me ofrecía, sin habérselo yo pedido, un puesto en el Senado, para colaborar a sus planes de Instrucción Pública, acaba de destituirme o mejor dicho, de echarme de mi cargo de Rector como se le echa a un perro importuno, sin previo aviso, ni amonestación, ni queja, ni petición de dimisión y sin decirme los motivos que a ello le impulsaran. Bien se que la cortesía no es obligatoria para un Ministro y que yo no tengo derecho alguno a que un señor Bergamín me trate de otro modo…

La carta con fecha de 2 de septiembre de 1914, fue publicada dos días después por el periódico “El Imparcial”.

El compositor Enrique Granados se ahogó, abrazado a su esposa, María del Amparo Gal, cuando saltaron desde la cubierta del barco en el que viajaron, el “Sussex”, presos del pánico, al ser el barco inglés torpedeado por un submarino alemán, con un balance de 80 muertos. El matrimonio que tenía seis hijos y su muerte ocurrió en 1916, cuando Enrique contaba con 49 años. Es conocido por que su obra “Goyescas” fue la primera ópera que se canto en Castellano en el Metropolitan de New York.
El Sussex barco desde le que se lanzo al agua en las que muerieron el amtrimonio Granados.
El 18 de noviembre de 1909 el Teide entró en erupción, haciendo que los vecinos de las poblaciones tinerfeñas de Santiago Garachico y Guía tuvieran que desalojar sus casas. La corriente de lava recorrió 5 kilómetros en 50 horas y las cuatro bocas del volcán lanzaban lava a 500 metros de altura. La anterior erupción del Teide fue en 1705.
José I Bonaparte, hermano de Napoleón, llamado el “rey Intruso” creo una institución nobiliaria denominada “Orden de España” y los españoles se mofaban de ella llamándola “Orden de la Berenjena”
Los Rayos X fueron introducidos en España por el doctor César Comas Llabería, en 1896, justo dos meses después de que el doctor Roentgen, el descubridor fortuito, mostrara a la sociedad su invento. Un primo del doctor Comas, el también doctor Agustín Llabería, fue la primera víctima de los Rayos X sufriendo graves lesiones manipulando los aparatos y murió a consecuencia de ello el 18 de diciembre de 1929.
Las primeras máquinas que podían hacer Rayos X.
En el siglo XVIII existió la moda de los lunares y dependiendo de la parte del rostro donde se pintasen, recibían distintos nombres. En e centro de la frente el lunar se llamaba “mayestático”; en la nariz, “impertinente”; en la comisura de los labios, “besucón”; sobre el labio, “coquetón”; en medio de la mejilla, “galante”; y entre la boca y la barbilla, “discreto”.
Rostro de Kate Winsleit con los códigos de los lunares.