Cuentos eróticos griegos por Marco Denevi

Cuentista brillante, pensador agudo e irónico, hombre retraído de las fiestas literarias, Marco DeneviMarcos Héctor DeneviMarcos Héctor DeneviWikipedia, fallecido a los 76 años, se abrió paso en las letras argentinas hasta ocupar un lugar relevante por la originalidad y la madurez de sus obras, y no por la publicidad personal, a la que era particularmente reacio.

Estas historias, salvo las menos felices, no han sido imaginadas por mí. Yo sólo les he dado una vuelta de tuerca, les he añadido un estrambote irreverente, alguna salsa un poco picante. Los autores que cito (con las excepciones de Homero y de Casanova) son apócrifos, no los textos en los que me inspiré, entre los cuales los más saqueados provienen de la edición francesa del Kamasutra anotada y comentada por Gilles Delfos. Como Verdi su cuarteto, escribí estas paginitas para mi propia diversión. El editor cree que quizás otras personas las lean con moderada complacencia, pues Eros siempre difunde alegría en el melancólico mundo donde vivimos.
Estaba tan bien provisto por la naturaleza que lo apodaron El Toro. Su fama llegó hasta los oídos de la reina Pasifae, quien lo mandó llamar. Vestida con una AjorcaEspecie de argolla de oro, plata u otro metal, usada por las mujeres para adornar las muñecas, brazos o gargantas de los pies.ajorca de rubíes en cada tobillo, lo recibió en la cámara matrimonial del palacio. Al verlo desnudo gritó aterrada: «No me toques, monstruo. Con semejante espada me matarás».

Indiferente a sus súplicas, él la poseyó. En medio del feroz combate amoroso Pasifae gemía con voz débil : «Sigue, sigue, asesino, no te detengas, que total ya estoy muerta».MARTIRIO DE PASIFAE

Después de haber sido rescatada, Helena la de Troya le aconsejaba a Menelao, su marido: «Si quieres castigar a Paris por haberme raptado, está bien, cástralo. Se lo merece. Pero ojo: si vas a castrarlo, no te equivoques y córtale los dedos de las manos. Yo sé por qué te lo digo».LOS AMORES DIGITALES
Festejado fue siempre el fervor erótico de los habitantes de Citeres, la isla consagrada a Afrodita. «Aquí todo está permitido», decían, «con la condición de que culmine en la cópula, pues de lo contrario es puro vicio». De modo que aquel espectáculo los espantó. Durante varios días, en la playa, a la plena luz del sol, dos viciosos se abrazaban, se besaban, se acariciaban. El, en opulenta erección, rugía de magnífico ardor. Ella lanzaba maravillosos himnos obscenos. Hasta ahí todo estaba en regla y no había nada que decir. Pero después de una hora de preparativos él regresaba al bosque y ella se iba a nadar en las aguas del mar cretense. Los pobladores de Citeres no toleraron tanto escándalo y el centauro y la sirena fueron conducidos a la cárcel.UN AMOR CONTRA NATURA
El primero que lo dijo no fue Diógenes el cínico sino el cíclope Polifemo. Interrogado por Ulises sobre las razones de su misoginia, Polifemo pronunció el famoso discurso:

«Tener relaciones sexuales con una prostituta cuesta dinero y puede costarte la salud. Tenerlas con una virgen te hace correr el riesgo de que los padres te obliguen a casarte. Amar a tu propia mujer es aburrido. A la ajena, peligroso. A un hombre, repugnante. Yo me libro de todos esos inconvenientes gracias a mi mano derecha».

Y añadió: «Te aclaro, por las dudas, que mi mano derecha no practica el adulterio».

Ulises bromeó: «¿Y tu mano izquierda?».

Polifemo bajó la voz: «No lo repitas, pero soy bígamo».

Las carcajadas del risueño Ulises interrumpieron la siesta de los dioses.LA HISTORIA VIENE DE LEJOS

Vulcano supo que Venus le ponía los cuernos con Adonis porque, cada vez que él elogiaba la incomparable belleza del mancebo, ella, de golpe furiosa, chillaba:

«Francamente, no sé qué le ves de lindo a ese chiquilín estúpido y arrogante. Yo no lo soporto».EL ADULTERIO DELATADO

Cuenta el mitólogo Patulio: “Al regreso de la guerra contra los mirmidones, Barión sorprendió a su mujer, Casiomea, en brazos de un mozalbete llamado Cástor.

Ahí mismo estranguló al intruso y luego arrojó el cadáver al mar. Noches después, estando Barión deleitándose con Casiomea, se le apareció en la alcoba Cástor, pálido como lo que era, un muerto, y lo conminó a ir al templo de Plutón en Trézene y sacrificarle dos machos cabríos para expiar su crimen. Barión, aterrado y no menos pálido, obedeció.

Mientras tanto el fantasma de Cástor reanudaba sus amores con Casiomea, quien no se atrevió a negarle nada a un ser venido del otro mundo. Varias veces Barión debió ceder su lecho al cuerpo astral de Cástor sin una protesta, porque el joven lo amenazaba, si se resistía, con llevarlo con él a la tenebrosa región del Infierno.

El mitólogo Patulio agrega que Cástor tenía un hermano gemelo, de nombre Pólux, pero de este Pólux nada dice.NECROFILIA

¡Mezquina naturaleza, que sólo me concediste tres orificios para complacer al hombre que amo!LAMENTO DE UNA MUJER GENEROSA
Psique, una púdica joven de dieciséis años, fue obligada por sus progenitores a casarse con Heros, un viejo impotente aunque muy rico.

Para disimular su desfallecimiento de verga, Heros usaba un falo artificial que le había construido la maga Calipigia a cambio de una gruesa suma de dinero. Como la alcoba matrimonial, por orden del anciano, permanecía siempre a oscuras, Psique jamás se enteró del ardid. Parecía satisfecha y redoblaba con su esposo los transportes de la pasión. Cuando quedó embarazada, Heros debió tragarse la ira, pero no podía ocultar un semblante sombrío cada vez que lo felicitaban por su tardía paternidad.

La maga Calipigia lo llevó a un aparte y le dijo: «¿Por qué pone esa cara? ¿Quiere que la gente murmure? Vamos, quítese de la cabeza la idea de que Psique lo ha engañado con otro hombre. Lo que ocurre es que el falo que le vendí posee, entre otras virtudes, la facultad de la procreación. No se lo dije antes de estar segura de que Psique era fértil. Ahora que lo sé se lo digo. Entre nosotros ¿no merezco alguna recompensa adicional?».

Y lo miró con expresión severa.

Heros recobró o hizo como que recobraba el buen ánimo y volvió a entregarle a Calipigia una considerable suma de dinero. Tan mágico era aquel falo que Psique tuvo siete hijos: dos morenos, dos rubios y tres pelirrojos.EL FALO MÁGICO

El fauno Marcilio fue llevado por su mujer ante el dios Pan bajo la acusación de forzarla a practicar prolongados coitos bucales. El se defendió: «Es la única manera de que esta charlatana deje de hablar todo el tiempo». Pan falló en favor de Marcilio.COMO TRATAR A LAS MUJERES PARLANCHINAS
Enamorado de ella hasta los hígados, Apolo le prometió acceder a todo lo que le pidiese.

—¿De veras? —palmoteó Deófilis, una joven bellísima recién admitida de la mano (es un decir, de la mano) del dios en la ciencia amatoria—. Entonces te pido que jamás se apague en mis venas el fuego que tú encendiste.

—Está bien. Concedido.

—¿Puedo pedirte una cosa más?

—¿Qué cosa?

—Vivir tantos años como granos de arena caben en mi puño.

—De acuerdo. Pero no te hagas ilusiones conmigo: pasado un tiempo, tendrás que buscar otros amantes.

—Comprendo. Por suerte, no faltan hombres. Y ahora, un último favor.
Apolo se encolerizó:

—Todas las mujeres son iguales. Cuanto más generoso se es con ellas, más pedigüeñas se ponen. Basta, se acabó. Adiós.

Y se fue volando por los aires.

Se presume que la tercera gracia que Deófilis quería pedirle era la de mantenerse siempre joven.

Setecientos años después Eneas se topó con esta vieja inmunda, que vagaba por los caminos de Italia mendigando el amor de los hombres. Como todos la rechazaban, asqueados, el horrible esqueleto vomitaba injurias atroces, y enseguida vertía lágrimas de un fuego inextinguible.

Varias veces se intentó matarla. Pero aquel espantajo sobrevivía a las lapidaciones, a las horcas, a las hogueras, a los puñales, a los venenos, a la crucifixión, a las dentelladas de los lobos, a las temperaturas hiperbóreas, sobrevivió a un ahogo de tres días bajo el mar.

Como se ignora cuántos granos de arena caben en el puño de una muchacha, tampoco se sabe cuántos años vivió Deófilis.

Un rumor que corría por las tabernas y por los lupanares de Roma sostiene que Eneas, el más misericordioso de los héroes troyanos, se compadeció de ella y satisfizo, por una sola vez, sus apetitos.

De esa unión habrían nacido las moscas.ALEGORÍA DEL AMOR SENIL

Nadie, en el Olimpo, es mirada con el respeto que rodea a Juno, la esposa de Júpiter. Y todo porque Juno conoce al dedillo los enredos, con otras mujeres y aún con muchachos, de su marido. Pero calla, no provoca escenas de celos, jamás pierde la sonrisa y el porte majestuoso, rechaza sin alterarse las insinuaciones de algunos atrevidos y, cuando él vuelve de sus calaveradas, lo recibe con la mesa servida.

Tanta dignidad conmueve a Júpiter, le hace sentir remordimientos, la impresión de ser un miserable. Sus aventuras ya no le proporcionan ningún placer. Terminará quedándose todas las noches en casa, necesitado, también él, de un poco de decoro.LA DIGNIDAD DE LA MUJER ES CONTAGIOSA

En reposo, ave fabulosa dormida sobre nido de plumas.
En vuelo, pájaro que oculta la luz del sol.
Mástil de los navíos, faro de los navegantes,
columna de los templos, bastón del cielo.
En tu presencia los sabios doblan la rodilla,
los reyes resignan sus coronas y los guerreros sus armas.
Si custodiaras un tesoro ningún ladrón lo robaría.
Si fueses una montaña nadie alcanzaría tu rosada cúspide.
Pero tú, oh piadosa, haces llover sobre los secanos
y desatas el estío para que maduren las mieses.
Nosotras te guardamos como el avaro guarda su oro,
como la leona de los desiertos cuida su cría.
(Fragmento del himno que las sacerdotisas del dios Príapo entonaban en loor de la divina méntula)PANEGÍRICO
La ninfa Euderpe perseguía a Eros con tenaces requerimientos amorosos. Fastidiado, él le gritó:

—Desengáñate. No me gustas.

—Si es por eso, tampoco tú a mí.

—Y entonces ¿para qué diablos quieres que te haga el amor?

—Para poder darme las ínfulas que se dan tus amantes.CUESTIÓN DE PRESTIGIO