Ciencia para todos, ciencia explicada fácil

COMO CAMINAN LAS MOSCAS Y OTROS INSECTOS POR LAS PAREDES
Numerosos insectos, como la mosca doméstica común, ciertos reptiles y anfibios, caminan por paredes y trepan por superficies aparentemente lisas, como puertas de cristales y ventanas. El segmento situado al final de las patas de los insectos, el tarso, posee estructura semejante a uñas o garras que favorecen la sujeción del insecto en diferentes tipos de superficies. Con ellas se agarra a las pequeñas irregularidades de las superficies rugosas. Pero, en algunos casos, a lo que recurre el insecto es a una especie de pegamento. Si es una superficie lisa, el animal se sirve del efecto adhesivo del vello situado en unas almohadillas pegajosas, conocidas como arolios, localizados en los tarsos. Algunos, como los saltamontes, cuentan con almohadillas en cada uno de los segmentos tarsales, y otros presentan ampollas adhesivas en segmentos adicionales de las patas. Los arolios suelen tener numerosos pelos que secretan una sustancia oleaginosa que les permite adherirse por sus extremos a las superficies. Las superficies que nosotros percibimos como absolutamente lisas poseen numerosas protuberancias y fisuras microscópicas que sirven de agarre a los minúsculos pelos.

Profesor asociado del Departamento de Entomología, Universidad Politécnica y Estatal de Virginia, Blacksburg.
RICHARD D. FELL

Patas de insectos como arañas y crustáceos

¿POR QUÉ SON TAN RESISTENTES LAS TELAS DE ARAÑA?
La seda para los tirantes radiales de una tela de araña se compone de dos proteínas que le aportan fuerza y solidez, sin restarle elasticidad. Cada proteína contiene tres regiones con propiedades diferenciadas. La primera forma una matriz amorfa (no cristalina) que se puede estirar y aporta elasticidad a la seda. Cuando un insecto choca contra la red, la matriz amorfa se estira y sus proteínas absorben la energía cinética. Hay además dos tipos de regiones cristalinas que refuerzan la seda. Ambas regiones están muy plegadas y resisten al estiramiento, y una de ellas es rígida. Se cree que los pliegues de las regiones cristalinas menos rígidas anclan los cristales rígidos a la matriz amorfa. La seda que conforman los tirantes de la tela de araña solo mide la décima parte del diámetro de un cabello humano, pero en proporción a su peso resulta varias veces más resistentes que el acero.
Escuela Universitaria Harvey Mudd, Calremont, California
WILLIAM K. PURVES, BIÓLOGO
¿POR QUÉ RONRONEAN LOS GATOS?
A lo largo del proceso evolutivo es probable que el ronroneo brindara a los gatos ciertas ventajas selectivas. La mayor parte de las especies felinas producen ronroneo. Los gatos domésticos, el ronroneo se manifiesta sobre todo cuando una hembra cuida de la camada y cuando los humanos sin contacto social dándoles cariño, caricias o comida.

Aunque se acepta que el ronroneo de los gatos es una expresión de placer o un medio de comunicación con las crías, tal vez las causas del ronroneo pueden dilucidarse a partir de las situaciones más tensas en la vida de los gatos. Estos suelen ronronear cuando se sienten intimidados como el visitar al veterinario o cuando se recuperan de alguna lesión. Por tanto no todos los gatos parecen ronronear cuando están contentos o a gusto con la circunstancia. Esta incógnita ha llevado a los estudiosos a investigar cómo emiten los gatos ese sonido lo cual aún sigue debatiéndose.

Gatos a punta pala con cara de cabreo

Los científicos han demostrado que los gatos producen el ronroneo mediante señales intermitentes de los músculos de la laringe y el diafragma. Los gatos ronronean tanto al aspirar como al espirar siguiendo un patrón constante y a una frecuencia de 25 a 150 hercios. Varios estudios han revelado que la frecuencia de sonido a esos intervalos pueden mejorar la densidad ósea y favorecer la cicatrización.

Esta relación entre la frecuencia del ronroneo de los gatos y la mejora en la recuperación de huesos y músculos podría ayudar algunos humanos. La pérdida de densidad ósea y la atrofia muscular constituyen problemas importantes para los astronautas cuando pasan un tiempo prolongado sometidos a una gravedad cero. El sistema músculo esquelético no experimenta las tensiones normales de la actividad física, incluidas las posturas rutinarias de permanecer sentado o de pie, que también requieren cierto esfuerzo.

Como los gatos se han adaptado para conservar energía mediante largos periodos de descanso y sueño, puede que el ronroneo que se presente un mecanismo de bajo consumo que estimula los músculos y los huesos sin gastar mucha energía. La resistencia de los gatos a favorecido la idea de que tienen «siete vidas», y una leyenda veterinaria muy extendida sostiene que los gatos saben recomponer los huesos y se los deja en una habitación con todos los trozos. El ronroneo podría servir de base a esta mitología felina. La domesticación y cría de gatos llamativos se produjo hace relativamente poco, si se compara con otros animales de compañía y especies amaestradas; así, los gatos no presentan tantas anomalías musculares y óseas como los perros, sus parientes carnívoro más seleccionados. Quizá el ronroneo de los gatos contribuye a aliviar la displasia o la osteoporosis, más comunes en sus primos cánidos.

Ayudante de profesor en la Escuela de Veterinaria, Universidad de California, Davis.
LESLIE A. LYONS

Gato ronroneando

¿CÓMO SE PRODUCE EL RONRONEO DE LOS GATOS?
Los veterinarios creían que el sonido se producía por la vibración de los vasos sanguíneos de la parte posterior de la garganta de los gatos. Una explicación algo más lógica es que tiene que ver con el movimiento de los músculos conectados a la glotis del animal. Cuando el gato espira, el aire pasa por su glotis y produce el sonido extrañamente reconfortante que conocemos como ronroneo. La frecuencia de este sonido explica al menos por qué se produce. Para el mínino casero es de 27 y 44 ciclos por segundo, sorprendentemente parecido al tipo de liberación que los médicos han determinado que estimula la consolidación de las fracturas en los humanos. Esto ha llevado a los científicos a sugerir que los gatos podrían sanarse a sí mismos tras un largo día cazando ratones o cualquier otra pequeña alimaña.