Charles Manson, el diablo entre nosotros