17/06/2024

Armas químicas usadas en la Primera Guerra Mundial

Soldados preparados para la guerra química

¿Qué es un arma química?
Un arma química suele concebirse como una sustancia química tóxica contenida en un dispositivo que la libera; por ejemplo, una bomba o un proyectil de artillería. Aunque la idea es técnicamente correcta, una definición basada en ella abarcaría sólo una pequeña parte de lo que la CAQ (Convención sobre las Armas Químicas) prohíbe como «armas químicas». Una de las razones es que los componentes de un arma química —por ejemplo, una sustancia química tóxica y un sistema que la libere— pueden ser almacenados por separado, de modo que ninguno de ellos sea por sí solo un arma química completamente desarrollada. En el caso de las municiones binarias, es posible almacenar un arma química no letal en una munición para mezclarla después con una segunda sustancia química insertada en la munición poco antes del disparo, de modo que el producto tóxico se difunda al alcanzar el objetivo. La complejidad de la definición de arma química necesaria para cumplir los objetivos de la Convención se hace evidente cuando se consideran los artículos y tecnologías de doble empleo. Una sustancia química de doble empleo es aquella que, pudiendo ser empleada con fines pacíficos o comerciales, pueden ser también empleadas como armas químicas o aplicadas a la creación de armas químicas. Si se desea tener en cuenta la amenaza potencial que entrañan tales sustancias químicas, la definición de arma química en la CAQ deberá ser lo más amplia posible. Al mismo tiempo, sin embargo, hay que procurar no definir las armas químicas de modo que se obstaculicen los usos legítimos de las sustancias químicas o el desarrollo tecnológico a que tales usos pudieran conducir.
Cargando una batería de lanzadores de gas Livens.
Cargando una batería de lanzadores de gas Livens.
Tipos de armas químicas
En la primera parte de la definición se indica que son armas químicas todas las sustancias químicas tóxicas y sus precursores, excepto cuando se empleen para fines permitidos por la CAQ en cantidades especificadas. Se define una sustancia química tóxica como «toda sustancia química que, por su acción química sobre los procesos vitales, pueda causar la muerte, la incapacidad temporal o lesiones permanentes a seres humanos o animales». Los precursores son sustancias químicas que intervienen en las etapas de producción de las sustancias químicas tóxicas. Exceptuando su aplicación limitada en programas de protección o de investigación médica, o para otros fines permitidos, se prohíbe la producción de ciertas sustancias químicas tóxicas que carecen prácticamente de usos pacíficos legítimos, como el sarínSarínEs un líquido incoloro e inodoro usado como arma química debido a su extrema potencia como agente nervioso. Su descubrimiento data de 1938 en Alemania. No se encuentra en forma natural en el ambiente. Como la mayoría de los agentes de guerra química, a temperatura ambiente está en estado líquido teniendo un punto de ebullición muy elevado (158 °C), es comúnmente denominado «gas sarín», sobre todo por la prensa. Wikipedia (GB). Determinar si las sustancias químicas de doble empleo son realmente armas químicas reviste mayor dificultad. Por ejemplo, ciertas sustancias químicas, como el cloroCloroEl gas cloro, también conocido como bertholita, fue usado como un arma en la Primera Guerra Mundial por Alemania el 22 de abril de 1915, en la segunda batalla de Ypres. Como lo describieron los soldados, tenía un olor distintivo de una mezcla entre pimienta y piña. También tenía gusto metálico y pungía el fondo de la garganta y el pecho. El cloro puede reaccionar con el agua en la mucosa de los pulmones para formar ácido clorhídrico, un irritante que puede ser letal. El daño hecho por el gas de cloro puede ser evitado por una máscara antigás, u otros métodos de filtración, que hacen que la posibilidad total de morir por gas cloro sea mucho menor que por otras armas químicas. Wikipedia, el fosgeno o el cianuro de hidrógenoCianuro de hidrógeno o ácido cianhídrico, ácido prúsico, metanonitrilo o formonitriloEl cianuro de hidrógeno puro es un líquido incoloro, muy venenoso y altamente volátil, que hierve a 26 °C. Tiene un ligero olor a almendras amargas, que algunas personas no pueden detectar debido a un rasgo genético recesivo. El cianuro de hidrógeno es ligeramente ácido. Su capacidad de envenenamiento es superior a la del CO en los incendios y paraliza a una víctima en un breve periodo de tiempo; este efecto debe ser tenido en cuenta por los bomberos. Suele producirse por la combustión de productos sintéticos tales como ropas, moquetas, alfombras, etc. Wikipedia (AC), todas las cuales fueron empleadas durante la primera guerra mundial como armas químicas, son también ingredientes fundamentales en numerosos productos comerciales. Para decidirse en uno u otro sentido, se aplica a las sustancias químicas tóxicas de doble empleo lo que se denomina «criterio general».
Soldados cegados por el uso de gases tóxicos
Soldados cegados por el uso de gases tóxicos

Según el criterio general, una sustancia química tóxica o precursora puede ser definida como arma química atendiendo al fin a que se quiera destinar. En concreto, una sustancia química tóxica o precursora estará definida como arma química a menos que haya sido desarrollada, producida, almacenada o empleada para propósitos no prohibidos por la Convención. De ese modo, la definición abarca todas las sustancias químicas destinadas a fines de armas químicas con independencia de que figuren o no específicamente en la Convención, en sus anexos o en alguna de las tres Listas de sustancias químicas. Sin embargo, la CAQ no indica expresamente lo que se ha de entender por «fines de armas químicas». Lo que hace es enumerar los fines no prohibidos por la Convención. Así, las sustancias químicas destinadas a fines distintos de éstos estarán consideradas como armas químicas.

Por último, se identifica como arma química a todo equipo específicamente diseñado para ser empleado «directamente en relación» con el empleo de las municiones o dispositivos de la segunda parte de la definición. Así, sólo los equipos específicamente diseñados para ser empleados con municiones y dispositivos o sustancias químicas tóxicas y sus precursores están incluidos en la definición de armas químicas.

Gráfica de toxicidad de algunos gases

Tipos de agentes químicos
El componente tóxico de un arma química se denomina «agente químico». Basándose en su modo de actuación (es decir, en su vía de penetración y en sus efectos sobre el cuerpo humano), los agentes químicos se dividen habitualmente en varias categorías:
  • Asfixiantes
  • Vesicantes
  • Hemotóxicos
  • Neurotóxicos
  • Estornutarios
  • Agentes de represión de disturbios
Los agentes asfixiantes causan lesiones principalmente en el tracto respiratorio. Es decir, irritan la nariz, la garganta y, especialmente, los pulmones. Sus víctimas por lo general los inhalan, a raíz de lo cual los alveolos segregan un flujo constante de fluido hacia los pulmones, anegándolos. Son agentes asfixiantes, por ejemplo, el cloro (Cl), el fosgenoFosgenoEs un componente químico industrial utilizado para hacer plásticos y pesticidas. A temperatura ambiente (21 °C), el fosgeno es un gas venenoso. Si es enfriado y presurizado, el gas de fosgeno puede ser convertido en líquido, de forma que pueda ser transportado y almacenado. Cuando se libera fosgeno líquido, este se transforma rápidamente en gas que permanece cerca del suelo y se propaga con rapidez (es más denso que el aire y por esa razón se expande hacia áreas más bajas). Al fosgeno también se le conoce por su denominación militar «CG». Wikipedia (CG), el difosgenoDifosgenoEste líquido incoloro es un importante reactivo en la síntesis de los compuestos orgánicos. El difosgeno está relacionado con el fosgeno, pero es más fácil de manipular gracias a su forma líquida habitual, mientras que el segundo se presenta en condiciones ambientales en forma de gas. Wikipedia (DP) y la cloropricrinaCloropicrinaA diferencia de su uso en la agricultura, en entornos no regulados la cloropicrina puede ser perjudicial para los seres humanos. De hecho es posible que se absorba sistémicamente a través de la inhalación, la ingestión y la piel. En altas concentraciones es severamente irritante de las vías respiratorias, los ojos y mucosas. En la Primera Guerra Mundial las fuerzas alemanas utilizaron la cloropicrina concentrada contra las fuerzas aliadas como gas lacrimógeno. Aunque no es tan letal como otras armas químicas, causó vómitos y obligó a los soldados aliados a quitar sus máscaras para vomitar, exponiéndolos a otros gases químicos más tóxicos que se empleaban como armas durante la guerra. Wikipedia (PS). El fosgeno era el más terrible do todos. Los agentes asfixiantes fueron algunos de los primeros en ser producidos en grandes cantidades. Durante la segunda guerra mundial, ambos bandos las emplearon en gran escala. Dado que tienden a descender y llenar las depresiones del terreno, son apropiadas para la guerra de trincheras. Sus resultados en el campo de batalla dieron lugar a programas de investigación y desarrollo encaminados a crear armas químicas aún más tóxicas y efectivas.
Hace un siglo. Un soldado de Estados Unidos reacciona tras el lanzamiento de armas químicas en una batalla de la I Guerra Mundial/ Foto: Reuters
Hace un siglo. Un soldado de Estados Unidos reacciona tras el lanzamiento de armas químicas en una batalla de la I Guerra Mundial/ Foto: Reuters

Los agentes vesicantes son algunos de los agentes de armas químicas más habituales. Esas sustancias oleosas actúan por inhalación y contacto con la piel. Afectan a los ojos, las vías respiratorias y la piel, primero como irritantes y después como veneno celular. Los sobrevivientes podían padecer bronconeumonía con un desenlace fatal tardía. Alemania se apuntó el primer éxito a presentar en batalla sus dos variedades grandes de gas mostaza: el destilado y el nitrogenado, con olor respectivo a ajo y pescado. Como su nombre sugiere, los agentes vesicantes ocasionan ampollas de gran tamaño, frecuentemente mortales, semejantes a quemaduras graves. Algunos de ellos son, por ejemplo, la mostaza de azufreMostaza de azufreLa mostaza de azufre (HD) es un líquido espeso a temperatura ambiente, pero se convierte en sólido a 58°F (14 °C). Es más pesada que el agua en forma líquida y más pesada que el aire en forma de vapor. No ocurre naturalmente en el ambiente. A menudo se le llama gas mostaza, pero la mostaza de azufre es improbable que se transforme inmediatamente a gas si se libera a temperaturas normales. La forma líquida pura es incolora y no tiene olor, pero cuando se mezcla con otras sustancias químicas, toma un color pardo y huele parecido al ajo. Wikipedia (H, HD), la mostaza de nitrógenoMostazas nitrogenadasEn fase gaseosa puede oler a pescado, moho, jabón o frutas. Por debajo de 21 °C pasa a fase líquida, donde adopta un color claro, ámbar pálido o amarillo, y textura oleosa, y es inofensivo. Debido a ello, durante los inviernos de la Gran Guerra, los alemanes lanzaban proyectiles con mostaza nitrogenada líquida que, al caer sobre el campo de batalla, impregnaban a algunos soldados enemigos. Estos, desconocedores del peligro latente, se guarecían en las galerías y conductos de las trincheras donde, al evaporarse el agente químico, causaba la muerte a todo el que no escapase a tiempo al exterior. De forma natural no se encuentran en el ambiente. Wikipedia (HN), la lewisitaLewisita y Mostaza-LewisitaLa Lewisita es un líquido aceitoso incoloro que huele a geranios. La mezcla Mostaza-Lewisita es un líquido de olor similar al ajo. La mezcla Mostaza-Lewisita es una mezcla de Lewisita y una mostaza de azufre conocida como HD. Es posible que la Lewisita fuera usada como arma química por el Japón contra las fuerzas Chinas en los años 1930, aunque esto no se ha confirmado. Toda la Lewisita almacenada en EE. UU. debe ser destruida antes de Abril del 2007, como lo estipuló el Convenio de Armas Químicas. Wikipedia (L) y la oxima de fosgenoOxima de fosgeno La oxima de fosgeno es una sustancia química manufacturada desarrollada como una posible arma de guerra química, pero su uso en el campo de batalla nunca ha sido documentado. Posee un olor penetrante desagradable. La oxima de fosgeno pura es un sólido cristalino incoloro; el compuesto para uso como munición es un líquido amarillo-pardo. Tanto el líquido como la forma sólida pueden emitir vapores a temperatura ambiente. Wikipedia (CX). Los agentes mostaza y la lewisita son los más conocidos. Los agentes vesicantes fueron probados por primera vez en el campo de batalla en Alemania, en 1917, y han sido posteriormente empleados en varios conflictos, notablemente en la guerra de Irán-Iraq (1980-1988). Son dispersados básicamente en forma líquida o de vapor (aerosol) y pueden persistir durante días. Como el fosgeno, los agentes mostaza tienen efecto retardado. Las víctimas mortales suelen ser un porcentaje pequeño de las bajas que ocasionan. La exposición a agentes vesicantes suele causar ceguera y lesiones permanentes del sistema respiratorio.

Soldados en las trincheras con mascaras protectoras cuando aún servían para algo
Soldados en las trincheras con mascaras protectoras cuando aún servían para algo

El término «agente hemotóxico», como los otros grupos de agentes, refleja sus efectos sobre sus víctimas. Los agentes hemotóxicos se difunden en la sangre, y suelen penetrar en el organismo por inhalación. Inhiben la capacidad de los hematocitos para utilizar y transferir oxígeno. Así pues, los agentes hemotóxicos son sustancias venenosas que ocasionan la asfixia del organismo. Son agentes vesicantes, por ejemplo, el cianuro de hidrógeno (AC), el cloruro de cianógenoCloruro de cianógenoTambién conocido como CK, el cloruro de cianógeno es un agente sanguíneo altamente tóxico, y se propuso una vez para su uso en la guerra química. Se causa un perjuicio inmediato al entrar en contacto con los ojos o vías respiratorias. Los síntomas de la exposición pueden incluir somnolencia, rinorrea (secreción nasal), dolor de garganta, tos, confusión, náuseas, vómito, edema, pérdida de conocimiento, convulsiones, parálisis, y muerte. Es especialmente peligroso porque es capaz de penetrar los filtros en las máscaras de gas, de acuerdo con los analistas de los E.U.. El CK es inestable debido a la polimerización, a veces con violencia explosiva. Wikipedia (CK) y la arsinaArsanoEl arsano, arsina o hidruro de arsénico (AsH3) es un compuesto inorgánico gaseoso a temperatura ambiente, es inflamable y altamente tóxico, constituido de hidrógeno y arsénico. La arsina es más pesada que el aire, soluble en agua, incolora, y con un olor suave a ajo que sólo es percibido cuando se encuentra en altas concentraciones. Algunos minerales presentan en su composición arsénico. El arsénico o el mineral que contiene este elemento cuando están en contacto con el agua o algún ácido ocurre una reacción, liberando una cantidad pequeña de gas arsina. La exposición a la arsina provoca hemólisis y fallos renales. Presenta una alta tasa de mortalidad. Wikipedia (SA).

Los agentes neurotóxicos operan bloqueando los impulsos entre las neuronas o en las sinapsis. Actúan principalmente por absorción a través de la piel y los pulmones. Los agentes neurotóxicos se dividen en dos grandes grupos: los agentes de serie G y los de serie V, según la terminología militar. Los agentes neurotóxicos son el resultado de la búsqueda de agentes químicos mejorados durante el período de entreguerras. A finales de los años 30, químicos alemanes sintetizaron los primeros agentes neurotóxicos: el tabúnTABÚNEl tabún es un arma química de guerra creada por el hombre y clasificada como un agente nervioso. Los agentes nerviosos son los agentes químicos de guerra más tóxicos y de más rápido efecto que se conocen. Son parecidos a los pesticidas (insecticidas) organofosforados debido a la forma en que actúan y a los efectos dañinos que producen. Sin embargo, los agentes nerviosos son mucho más potentes que los pesticidas organofosforados. El tabún fue desarrollado originalmente como pesticida en 1936 en Alemania. También se conoce como«GA» y es un líquido claro, incoloro e insípido (sin sabor) que tiene un ligero olor a frutas. El tabun puede convertirse en vapor si se calienta y no se encuentra en forma natural en el ambiente. (GA) y el sarínSARÍNEste gas organofosforado puede ser utilizado en aerosol, para envenenar el agua y los alimentos y su simple contacto con la piel bloquea la transmisión del influjo nervioso y conduce a la muerte por paro cardiorespiratorio. La dosis letal para un adulto es de medio miligramo. Los primeros síntomas que presentan las víctimas son fuertes dolores de cabeza y pupilas dilatadas. Luego, comienzan las convulsiones, seguidos de paros respiratorios que los llevan a la muerte. (GB), que fueron los primeros de la serie G. El sománSOMÁNEl somán o GD (nombre sistemático: metilfosfonofluoridato de O-pinacolilo), es una sustancia química extremadamente tóxica empleada como arma química y clasificada como agente nervioso. Actúa interfiriendo con el normal funcionamiento del sistema nervioso de los mamíferos, inhibiendo la enzima colinesterasa. Como cualquier arma química, está clasificada como un arma de destrucción masiva para las Naciones unidas de acuerdo con la resolución de la ONU 687. Su producción esta estrictamente controlada, almacenada y está prohibida desde la Convención sobre armas químicas de 1993. El somán es el tercero de los gentes nerviosos denominados Serie-G, descubiertos junto con el tabun (GA), sarín (GB), y el ciclosarin (GF). Es un líquido volátil, corrosivo, transparente y casi sin olor. Comúnmente, tiene colores que van del amarillo al marrón. La dosis mortal es 70 mg·min/m en humanos. Es más letal y más denso que el gas sarín y que el tabun, pero menos que el ciclosarin. (GD) y la ciclosarina (GF) aparecieron poco después. En los años 50, químicos británicos desarrollaron agentes de la serie V, que son por lo general más letales. El más conocido es el denominado VX. Algunos agentes G, particularmente el tabún y el sarín, persisten en el medio ambiente durante un breve período solamente. Otros agentes, como el somán o la ciclosarina, persisten durante más tiempo y son más dañinos para la piel. Los agentes V son mucho más potentes (apenas son necesarios unos miligramos para causar la muerte) y persisten durante largos períodos en el campo de batalla.

Propagación de gases abriendo las espitas de las bombonas para cubrir la mayor área posible. Antes del invento de los aerosoles
Propagación de gases abriendo las espitas de las bombonas para cubrir la mayor área posible. Antes del invento de los aerosoles

Los agentes estornutarios provocaban el estornudo. Eran producto obtenido sobre la base de arsénico. Su acción continuaba con irritación de la garganta, fosas nasales y respiratorias; todo ello acompañado de intensos dolores.

Los agentes de represión de disturbios, como los gases lacrimógenos, que por producían la ceguera transitoria a cuenta del lagrimeo, constituyendo el bromo su base. Se permite su empleo con tales fines, está prohibido como método de guerra.

Desde el punto de vista eminentemente práctico, los gases están divididos en tres grandes grupos. El primero, el de los persistentes, es capaz de permanecer mucho tiempo en el terreno. Entre ellos, destaca la iperita o gas mostaza, que hace inhabitable el campo contrario para operaciones militares. El segundo grupo son los volátiles ─fosfógeno y algunos de los estornutarios—, que se mostrarían muy aptos para ser utilizados antes del ataque general. Finalmente, en tercer lugar, hallamos los gases penetrantes, cuya base es el arsénico. Hicieron su aparición durante el último periodo de la Primera Guerra Mundial. Se emplearon para lograr que el enemigo se quitara la careta, y pudiese caer bajo la acción de los otros gases muchos más letales. Su función primordial era cegar los poros de ese elemento protector.

Fritz HaberFRITZ HABERFritz HaberWikipedia, Premio Nobel de Química en 1918, se puso al frente de una comisión para analizar secretamente que clase de productos químicos serían factibles de usar militarmente. Un dato importante para tener en cuenta, es la manifiesta superioridad que presentaba la industria alemana de colorantes. Según datos de 1900, en ese año contaba con alrededor de un millar de químicos, mientras que el Reino Unido sólo empleaba entre 30 y 40. En Berlín, se estudiaron con detenimiento todos los datos a mano sobre antecedentes históricos en torno al uso de gases nocivos y humos en las batallas. Sin embargo, jamás se habían empleado de una forma científica y sistemática. Fritz Haber y su equipo de especialistas pusieron a punto toda una serie de sustancias muy aptas para su utilización con fines agresivos. En sí, la única experiencia llevada a cabo consistía en dejar el escape libre de mezclas de cloro desde unas botellas metálicas.
Para que el cloro sea eficaz hasta el punto de determinar la muerte, es preciso que el gas guarde cierto grado de concentración en el momento de tocar al adversario. De aquí se deduce que si este gas asfixiante puede ser utilizado en las guerras de trincheras donde la corta distancia entre líneas enemigas favorece su empleo, no tiene buena aplicación en la guerra de movimiento, en campo raso. El cloro, es mortal cuando la cantidad de gas se reparte en el aire en la proporción de 1 a 1000. Todavía será peligroso en la proporción de 1 a 100.000 para los que estén largo tiempo expuestos a su acción. Pero estos grados de concentración no se pueden conservar más que durante un plazo muy corto y en condiciones atmosféricas muy especiales. Una brisa un poco fuerte dispersara rápidamente los vapores asfixiantes. Un cambio brusco en la dirección del viento, los podrá volver sobre los mismos que los lanzaron. Así ha resultado que muchas veces han sido los soldados alemanes víctimas de sus propios gases asfixiantes.

Hay relatos del primer ataque con cloro, el cual provocaba tos en cuanto se respiraba y hasta sobrevenir hasta alteraciones de la sangre, que escuchan todo comentario. Se trata de un médico de batallón que dejó escritas sus impresiones, y cuyo puesto de socorro se hallaba solo unos centenares de metros de la primera línea del frente. La espectacular, sorpresiva y silenciosa maniobra calculada por el alto mando alemán se basaba en la espera de un ligero viento norte para lanzar sobre los confiados combatientes aliados una nube de 8 km de anchura por alrededor de 600 m de fondo. Las condiciones atmosféricas óptimas se dieron a las 16 horas del histórico 22 de abril. En ese momento, los zapadores, emulando lo que con el paso del tiempo serían los aerosoles, empezaron a expandir 168 toneladas de gas de cloro preparadas desde las espigas de sus bombonas. Una gran nube amarillo-verdosa, irritante y sofocante, empezó avanzar hacia las trincheras contrarias y a ras de tierra, a modo de terroríficos fantasmas químico. El viento favorable se encargó del resto para causar el pánico más inefable en las confiadas filas aliadas. Se había visto simultáneamente todas las espigas, durando su emisión alrededor de un cuarto de hora.

Soldado afectado por el gas mostaza
Soldado afectado por el gas mostaza

Los pobres desgraciados que soportaron el efecto de la nube asfixiante no tardarían en descubrirlos tremendo efecto del cloro. Atacaba los bronquios y pulmones, produciendo tanto líquido que las víctimas acababan literalmente ahogadas en sus propias secreciones.

Ya a finales de 1915, los alemanes ─que habían probado una composición de cloro, bromo y yodo— respondieron usando fosgeno —con olor a heno recién cortado─, hecho a base de cloro y óxido de carbono. Era mucho más eficaz que la clorina, 10 veces más venenoso, y formaban una nube invisible. Su persistencia una temperatura de 20 °C tenía escaso poder, siendo fácilmente dispersados por la brisa. Producía daños en los pulmones, y las víctimas, en la práctica, se ahogaron en su propia flema.

La iperita reemplazó al fósforo, que, a su vez, había sustituido a la clorina utilizada desde abril de 1915. Los habitantes de Ypres lo bautizaron de ese modo a cuenta del nombre flamenco de la ciudad: Iper. Los alemanes optaron por la denominación Kampfen Lost, y enseguida al ejército británico le dio por llamar gas mostaza a la terrible novedad química. Era el sulfuro de etilo diclorado, que actuaba por contacto y no por asimilación. Se trataba de un líquido incoloro en estado puro, porque alcanzado un color rojizo oscuro al ser fabricado industrialmente. Fue uno de los tipos más activos de los cuerpos irritantes. Determinaba el eritema con que entrará en contacto con la piel en ínfimas cantidades, a lo que seguía la flictena y, si la parte atacada extensa, sobrevenía una muerte segura. Por si faltaba algo, la inspiración de los vapores de la iperita producía lesiones extremadamente graves en el pulmón.

Soldados protegiéndose con máscaras dentro de las trincheras
Soldados protegiéndose con máscaras dentro de las trincheras

Las primeras molestias llegaban en forma de sorprendentes inflamaciones, vómitos y enrojecimiento de todo el cuerpo. Pero después, la piel empezaba a plagarse de terribles ampollas, y es que se caía literalmente pedazos. Quemaba la piel, asfixiaba y, a un tiempo, producía ceguera. La máscara protectora no servía de nada de lo que hizo obligatorio el uso del traje impermeable en todos los hombres del frente. Cada combatiente afectado comprobaba con horror que sus mucosas se secaban a gran velocidad, que son las tan sensible como ojos y genitales quedaban desechos. Este modo, la muerte se convirtió para muchos desgraciados en una espantosa agonía. Nada tiene entonces lo extraño del empleo del gas mostaza, también llamado cruz amarilla, fuera imitado rápidamente por los ejércitos aliados.

Como curiosidad podéis leer el Ataque de los Hombres Muertos, la heroica acción de soldados rusos moribundos que detuvo un ataque alemán durante la Primera Guerra Mundial.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO