Anécdotas de cine II

Hollywood es un mundo peculiar, lleno de curiosidades, anécdotas, películas que jamás salen a la luz y leyendas que en ocasiones rozan lo increíble. Hace años, para enterarnos de curiosidades sobre el mundo del cine teníamos que esperar a que en alguna entrevista, a algún trabajador de la industrial se le escapase algún chascarrillo, guiño o curiosidad que al gran público se nos hubiese pasado por alto. Hoy día, gracias a Internet, podemos recopilar listas como la que traigo hoy, una pequeña recopilación de algunas de ellas curiosidades.

Bela LugosiBéla Ferenc Dezső Blaskó conocido como Béla LugosiBéla Ferenc Dezső Blaskó conocido como Béla LugosiWikipedia (1882-1958) será recordado por el papel de Drácula, alrededor del cual se monto toda su carrera. Pero el odiaba que se le relacionará con con el género del terror. Siempre hablaba de sus principios como actor de teatro «serio» en Budapest, la capital de Hungría. Alan Brock, agente húngaro de New York que le organizó una gira teatral con la obra «Arsénico por compasión» en 1948, nos recuerda las palabras que le dijo el viejo actor que contaba 66 años:
Nunca hubiera aceptado hacer de Drácula en Broadway si hubiera sabido las espantosa y duradera maldición que ha tenido sobre toda mi vida. ¡Nunca podré escapar del horror de Drácula! Estoy avergonzado y triste.

Imagen de Bega Lugosi publicitando los cigarrillos Kool

Ingrid BergmanIngrid BergmanWikipedia dijo en una entrevista, cuando era joven, que temía tener entre los 45 y los 55 años:
Hasta los cuarenta y cinco todavía puedo interpretar a una mujer enamorada. Después de los cincuenta y cinco puedo interpretar abuelas. Pero esos diez años de en medio son difíciles para una actriz.
Tullulaah BankheadTallulah Brockman BankheadTallulah Brockman BankheadWikipedia estaba muy molesta por que la revista Time decía su edad, que la verdad es que decía la de todas las actrices y famosas. Estaba charlando con su amigo, el columnista Irving HoffmanErving GoffmanErving GoffmanWikipedia y le pregunto de forma descarada:
─Irving, querido, no aparento los cuarenta, ¿verdad?
─Ya no ─, dijo con sinceridad el requerido Irving.
Preguntado por lo que buscaba en un guión, Spencer TracySpencer Bonaventure Tracyhttps://es.wikipedia.org/wiki/Spencer_TracyWikipedia respondió:
Días de fiesta.
Anthony QuinnAnthony Quinnhttps://es.wikipedia.org/wiki/Anthony_QuinnWikipedia, que llegó al estrellato desde la zona este de Los Ángeles, dijo que
en Europa un actor es un artista. En Hollywood, si no trabaja es un perezoso.
Michael CaineMichael Caine (nacido como Maurice Joseph Micklewhite Jr)Michael Caine (nacido como Maurice Joseph Micklewhite Jr)Wikipedia, que proviene de una familia originaria de Londres, explico:
Para un actor estadounidense, convertirse en actor es como ser aristócrata y hacerse monje. Mientras que para un actor inglés, es como convertirse en un fontanero.
Cuando a Henry FondaHenry FondaWikipedia le pidieron que explicara lo más importante que un actor debe aprender. Se lo pensó un momento y contestó:
Como llegar a ser un actor veterano.
Antes de ser director de cine, Robert Parrish trabajó como montador en películas de John FordJohn FordWikipedia. Después de ver La diligencia (1939)La diligenciaWikipedia quiso saber por qué John WayneJohn Wayne (nacido Marion Robert Morrison)John Wayne (nacido Marion Robert Morrison)Wikipedia estaba mucho mejor en esa película que cuando trabajaba para otros directores.
─¿Porque quieres saberlo? ─, le preguntó Ford muy enfadado.
─Algún día me gustaría dirigir ─, le dijo el joven.
─Entonces, ¿por qué demonios no te vuelves a tu sala de montaje y aprendes primero a cortar?─, le dijo Ford.
Años después, ambos coincidieron en la marina y Ford invitó a Parrish a ver algunas de sus películas que iban a proyectar esa noche a sus compañeros oficiales. Justo antes de apagar las luces, Ford se dirigió a Parrish y le comento:
─Coge un papel y un lápiz y cuenta el número de veces que Wayne habla en La diligencia y en Hombres intrépidos.
Parrish se sentó e hizo lo que le dijo el director. Cuando se encendieron las luces, Ford le preguntó:
─¿Cuántas veces?
Parrish contó y en cada película había 14 diálogos.
─Así es como haces que sean buenos actores. ¡No dejes que hablen! ─, dijo Ford
John Wayne actuando en una película bélica.