22/05/2024

Afrodisíacos naturales

La farmacopea clásica considera afrodisíacos naturales todos los productos no químicos o sintéticos que supuestamente despiertan o favorecen la potencia o apetito sexual. Todos conocemos remedios farmacéuticos contra la disfunción eréctil como, por ejemplo, el citrato de sildenafilo (Viagra), avanafilo (Stendra), tadalafilo (Cialis) o vardenafilo (Levitra, Staxyn). Los chinos, por ejemplo, usaban el ginseng, plantas del género Panax.

La mayor parte de los afrodisíacos naturales proceden del reino vegetal, aunque también se han empleado, en menor medida, afrodisíacos extraídos de animales, como la cantárida (Lytta vesicatoria), cuyo principio activo, la cantaridina, tiene efectos vasodilatadores que propician la erección. En Filipinas consumen balut, huevos de pata con un embrión de 20 días, y carne de lobo; en el sudeste asiático deben sangre de cobra mezclada con algún brebaje alcohólico; en el Tíbet ingieren Cordyceps sinensis, un hongo del género ascomicetes parásito de los insectos y artrópodos, descubiertas en 1500 años y que en la actualidad es objeto de estudio tras haberse sintetizado a partir de este hongo en 1951 un antibiótico, el Cordycepin, empleado en el tratamiento de la tuberculosis o tisis, una infección bacteriana de los pulmones; en Colombia, para estimular la libido, gustan de comer hormigas cortadoras de hojas (géneros Atta y Acromyrmex); en Tailandia y China atribuyen poderes afrodisíacos a la sopa de nidos de golondrina, preparada con nidos de aves del género Aerodramus, denominada comúnmente salanganas.

AJOS
Para HipócratesHipócrates de Cos Hipócrates de Cos Wikipedia, el padre de la medicina, los ajos (Allium sativum), una planta de la familia de las liliáceas originarias de Asia, estaba entre los alimentos más beneficios. Se sabe que los egipcios alimentaban con ajos a sus esclavos para que no desfallecieran mientras construyen las pirámides, y en Grecia y Roma los ajos se tenían por potentes afrodisíacos. El ajo contiene aliína, un aminoácido que en contacto con el oxígeno se transforma en alicina (disulfuro de dialilo) por acción de la enzima a linaza y ambos componentes, como en la cebolla, tienen efectos vasodilatadores, estimula la producción de testosterona, una hormona clave para el apetito sexual, y aumenta el riego sanguíneo en los genitales.
APIO
La primera mención al apio (Apium gravolens), atendiendo a sus propiedades medicinales, se remonta al siglo IX a. C. al citarlo HomeroHomeroHomeroWikipedia en La Odisea. Muy rico en minerales (potasio, sodio, calcio, magnesio, hierro y zinc) y vitaminas (A, E, C, B1, B2 y B6) se considera un buen afrodisiaco tomado en ensaladas y caldo. También contiene androstenona, una feromona masculina que se libera a través del sudor y que propicia la atracción sexual química. El apio se encontraba entre las comidas preferidas de Jean-Antoinette Poisson, más conocida como Madame de PompadourMadame de PompadourMadame de PompadourWikipedia, una famosa cortesana francesa amante de Luis XV.
AGUACATE
Fueron los aztecas quienes aplicando el principio de la signatura rerum llamaron ahuacuatl o «árbol de los testículos» al aguacatero (Persea americana) y descubrieron los poderes afrodisíacos de sus: los frailes españoles, embarcados en la evangelización de América, también por su forma testicular consideraron a los aguacates un alimento infame y prohibieron su consumo. El poder afrodisiaco de los aguacates radica en su alto contenido de vitamina B9 y B6, potasio y sustancias químicas que potencian la capacidad sexual y el sistema inmunológico.
CHOCOLATE
Este producto originario de Mesoamérica, el único alimento que merece el título de rey de los afrodisíacos, debe sus poderes estimulantes del sexo al contenido del cacao (Theobroma cacao) en feniletilamina, un alcaloide y neurotransmisor que activa la serotonina, y en anandamida, otro neurotransmisor que limita los efectos de las sustancias psicoactivas de los cannabinoides. Ambos compuestos también se consideran antidepresivos. El chocolate ejercita los centros cerebrales de recompensa y de ahí la sensación de deleite al comer no y la necesidad de repetir la acción. Otra sustancia presente en el cacao, el triptófano, un aminoácido básico de la alimentación humana e integrante de la serotonina, facilita la relajación necesaria para activar el deseo sexual. En el apartado terapéutico, según los especialistas en medicina natural, el chocolate previene enfermedades cardiovasculares, protege el sistema inmunológico, disminuye el colesterol LDL (Low Density Lipoproteins → Lipoproteínas de baja densidad) o «colesterol malo» e, incluso, se cree que ayuda a prevenir el cáncer.
MIEL
La miel es un fluido compuesto de agua, fructosa, glucosa, sacarosa, maltosa, proteínas, aminoácidos, vitaminas, enzimas, hormonas, ácidos orgánicos y minerales elaborado por las abejas a partir del néctar de las flores. De antiguo se ha considerado a la miel un buen afrodisiaco porque revitaliza el organismo. El médico y filósofo persa AvicenaAvicenaAvicenaWikipedia (siglo XI), en su Kitab al-Qanún fi al-Tibb o Libro de las leyes médicas, conocido en occidente como El canon de la Medicina, recomienda el consumo de miel, en una decocción de jengibre, como remedio contra la fatiga sexual. Los efectos afrodisíacos de la miel se deben a su alto contenido en vitaminas del grupo B y C, y en minerales como el boro, capaces de estimular la producción de hormonas sexuales, entre ellas la testosterona. Por esta razón, la miel entró a formar parte de los ritos ceremoniales de muchas civilizaciones antiguas. En el Cantar de los Cantares (IV, II) ya se habla del poder afrodisiaco de la miel: «Miel virgen destilan tus labios, novia mía: leche y miel hay bajo tu lengua…». En México la miel se tomó para combatir la impotencia y Bolivia contra la esterilidad. En medicina natural se usa por sus propiedades antibióticas, ya conocidas por los antiguos egipcios, y se muestra eficaz para combatir las infecciones respiratorias y la bacteria Helicobapter pylori, responsable de la gastritis y la úlcera péptica.
ESPÁRRAGOS
Los espárragos (Asparagus officinalis), debido a su forma (signatura rerum → Teoría de las signaturas), se han considerado de antiguo un excelente afrodisiaco, aunque ningún estudio científico ha demostrado esta capacidad. Su poder estimulante cedería su elevado contenido de vitamina E, liposolubles y antioxidante, que activa la producción de hormonas sexuales tanto en hombres como en mujeres. Además, los espárragos aportan varias vitaminas del grupo B, que aumentan la producción de histamina, y glutatión, un importante antioxidante de propiedades anti cancerígenas. La asparagina, una sustancia de los espárragos, fue aislada por primera vez en 1805 por el químico francés Pierre RobiquetPierre Jean RobiquetPierre Jean RobiquetWikipedia, y se convirtió en el primer aminoácido en ser individualizado.
OSTRAS
Las ostras, nombre común de varias especies de bivalvos del género Ostrea, se consideran de antiguo afrodisiaco por su similitud con el órgano sexual femenino. Según una leyenda, el gran Giacomo Casanova desayunaba cada día 50 ostras para mantener su vigor sexual. Las ostras, y en especial Ostrea edulis, la más consumida, son ricas enzima y contiene aminoácidos que estimula la producción de hormonas sexuales. Un estudio demostrado que tomar un suplemento de cinco cada noche aumenta los niveles de testosterona y que una deficiencia de este mineral produce infertilidad.
CANELA
De la corteza interna del canelo (Cinnamomun zeylanicum), un árbol de hoja perenne, se obtiene la canela, una especia de olor debido a su alto contenido en aceite esencial compuesto, principalmente, por aldehído cinámico. Para los antiguos la canela calentaba el cuerpo y propiciada al deseo sexual. En medicina natural se emplea para controlar el azúcar en sangre, por sus propiedades antiinflamatorias, para regular el colesterol y los triglicéridos, y como tónico estomacal.
FRESAS
Las fresas o frutillla (Fragaria)cultivadas son variantes híbridos de un género de plantas rastreras estoloníferas de la familia de la Rosaceae. Las fresas ya tenían fama de afrodisíacos en la antigua Roma al considerarse que relajan los músculos de la zona genital y facilitaba las relaciones sexuales. Por este motivo, la fresa se convirtió en el símbolo de Venus (Afrodita). Contienen vitaminas (A, C, E, B1, B2, B3 y B6), potasio, magnesio, hierro, fósforo, yodo, calcio, ácido elágico, unos polifenoles que protegía muchas plantas de la luz ultravioleta, los virus y los parásitos (aporta elasticidad a la piel y retrasa los signos de envejecimiento), y biotina, que da brillo al cabello y a las uñas.
PLÁTANO
Los plátanos, nombre común de varias especies del género Musa paradisiaca, tuvieron fama de afrodisíacos en Asia por su forma fálica. En realidad, sus propiedades para ejercitar el deseo sexual se deben a su contenido en bromelina, una enzima que ayuda a la producción de testosterona. Además, contienen notables cantidades de vitaminas A, varias del grupo B y C capaces de potenciar la energía sexual, y minerales como el potasio, de efecto cardiovascular (ayuda a mantener el ritmo cardiaco), hierro, cobre, magnesio, calcio, zinc, fósforo y selenio (mejora la absorción de los nutrientes por parte del organismo).
GINSENG
Entre las muchas especies del ginseng, el chino (Panax ginseng) y el japonés (Panax japonicus) gozan de merecida fama de afrodisíacos. Varios estudios han demostrado la eficacia del ginseng para combatir la disfunción eréctil y mejorar la capacidad sexual. De momento se desconoce su mecanismo de acción sobre el organismo, aunque se supone que estimula la circulación sanguínea en la zona genital. La raíz del ginseng muy rica en saponinas de tipo hormonal, provoca el deseo sexual en casos de inapetencia debido al estrés, ansiedad o la depresión. Una dosis de 3 gramos diarios de ginseng, administrada en cápsulas, tiene efectos positivos sobre la libido tanto de hombres como de mujeres.
JALEA REAL
Esta sustancia que sirve de alimento a las larvas de las abejas durante sus primeros días, se considera un buen estimulante del sistema nervioso central y del aparato genital de hombres y mujeres. La jalea real está compuesta por minerales: hierro, calcio, sodio, manganeso, cobre, potasio y zinc; numerosas vitaminas del grupo B y E, y además antibióticos, gammaglobulinas (anticuerpo), albúminas y aminoácidos. Para beneficiarse de sus efectos afrodisíacos hay que tomar a diario 300 mg de jalea real en ayunas durante ocho semanas. Las cápsulas se colocan debajo de la lengua hasta su completa disolución.
AZÚCAR MORENO
El azúcar moreno, obtenido de la caña de azúcar sin refinar, también goza de merecida fama como afrodisiaco. Según los nutricionistas, una ligera hiperglucemia facilita la actividad sexual. Por el contrario, una hipoglucemia provoca una mayor producción de adrenalina que neutraliza las hormonas que desatan el apetito sexual. El azúcar moreno es rico en vitaminas del grupo B y minerales: potasio, calcio, sodio, hierro, magnesio y fósforo.
GRANADA
El fruto del granado (Punica granatum) aparece en los primeros puestos de la lista de afrodisíacos naturales. Un estudio de la Universidad Queen Margaret de Edimburgo (Escocia), realizado en 58 personas de ambos sexos de edades comprendidas entre los 21 y 64 años, demostró que tomar un vaso de zumo de granada cada día durante dos semanas incrementaron los niveles de testosterona, la hormona que activa el deseo sexual. El aumento de la testosterona también les redujo la hormona del estrés (cortisol), mejoró su estado de ánimo y la memoria, les aporto antioxidantes y favoreció la circulación sanguínea. El aumento de la testosterona disminuyó hasta un 30 % la tensión arterial.
AVELLANAS
Los frutos del avellano (Corylus avellana), al igual que otros frutos secos (nueces, almendras, anacardos, etc.), tienen poderes afrodisíacos. Algunos pueblos colocaban una cesta de avellanas junto al lecho nupcial de los esposos para favorecer su fertilidad. El poeta romano Virgilio aseguraba que el poder afrodisiaco de las avellanas superaba laurel y al vino. En el Hortus sanitatis o Jardín de la salud, un libro del siglo XV escrito por el médico alemán Johann Wonnecke von Caub, más tarde latinizado como Johannes de Cuba, se afirmaba que las avellanas mezcladas con satirión «permite al hombre satisfacer todos los deseos de su esposa».
PISTACHOS
Los pistachos o frutos del alfóncigo o pistachero (Pistacia vera) según estudios recientes tiene un alto contenido en sustancias que estimulan el deseo sexual. Nos pistachos, según la investigación realizada en Turquía, son beneficiosos para el sistema cardiovascular, controlan el azúcar en sangre y mejoran la función eréctil. El estudio, publicado por la American Pistachio Growers, afirma: «Se sometió a todos los pacientes, teniendo en cuenta su historial médico y sexual, de acuerdo al Índice Internacional de Función Eréctil (Internacional Index of Erectile Function, IIEFF), con examen físico Ya varios análisis de sangre rutinarios. Cada hombre comió 100 g de pistachos durante tres semanas. Se pidió a los participantes que en el estudio que mantuviese en su dieta habitual, la actividad física y el resto de hábitos de vida. Los resultados revelaron que los participantes en el estudio mostraban una mejora significativa de sus resultados en IIEF, que miden tanto la función orgásmica como el deseo sexual y la satisfacción del acto sexual. Los participantes también mostraron una reducción significativa de los niveles de LDL («colesterol malo») y aumento significativo en los niveles de HDL («colesterol bueno»). Los autores del estudio consideraron que los atributos del pistacho (…) Pueden haber contribuido a la mejora, tanto de la función eréctil como los niveles de lípidos en la sangre».
ANÍS
La planta del anís (Pinpinella anisum), una especie empleada en cocina, según los antiguos griegos poseía cualidades afrodisiacas muy notables. Los romanos también creían en sus poderes estimulantes del sexo. Los hombres hindúes tenían la costumbre de tomar anís con miel antes de mantener relaciones sexuales, para alargar su pené y mantener más tiempo la elección. Algunos nutricionistas aseguran que el efecto afrodisiaco del anís se debe a su alto contenido en aceites volátiles como el anetol, aldehído anísico y terpeno.
HIGOS
Los apreciada frutos de la higuera (Ficus carica) gozaban de fama afrodisiaca entre los egipcios y los griegos. En estas culturas la higuera figuraba entre sus árboles sagrados y se asociaba a los ritos de fecundación. El látex de la higuera se asimilaba al semen y el parecido de los vivos con el sexo femenino, según la teoría de la signatura renum, fue la causa de considerarlos afrodisíacos. Su poder estimulante se atribuye a su contenido en vitaminas A, B1, B2, B3 y C que, combinadas con su elevado índice de azúcares naturales de rápida absorción, proporcionan gran energía.
HABAS
Las habas (Vicia faba) han sido consideradas de antiguo un potente afrodisiaco. Pitágoras, convencido de su capacidad de excitación sexual, prohibió comerlas a sus discípulos de la escuela de Crotona y obispo de Niza, en el siglo XVIII, también prohibió comer habas a las monjas por sus efectos libidinosos. Son ricas en hidratos de carbono, proteínas, grasas, celulosa, calcio, potasio, fósforo, magnesio, cobre, hierro, vitaminas A, B1, B2 y C. Si bien el consumo de ciertas variedades favorece el favismo, una enfermedad parecida al latirismo, su contenido en lecitina favorece la reducción del colesterol y mejora la circulación sanguínea, un factor que se relaciona con una mayor capacidad.
RÚCULA
La rúcula (Eruca sativa), una verdura típica de la cuenca mediterránea que ya cultivaban los romanos por sus efectos afrodisíacos, debe su capacidad de estimulación sexual a su elevado índice de triptófano, un aminoácido que, como ya se ha comentado al hablar del chocolate contribuye a mejorar los niveles de serotonina. Por esta razón, se atribuyen a la rúcula propiedades afrodisiacas, aunque tienen otros beneficios para los organismos debido a su contenido en fibra, que favorece el tránsito intestinal y la digestión, sus fitoquímicos que ayudan a neutralizar los elementos cancerígenos, ácido fólico y las vitaminas A, C y K, que contribuyan a mejorar la salud de los huesos y del cerebro. Además, su aporte de hierro y cobre la convierten en un buen sustituto de las espinacas en caso de anemia.
PIMIENTA
La pimienta común (Piper nigrum), llevada a Grecia por las expediciones de Alejandro MagnoAlejandro Magno o Alejandro el Grande → Alejandro III de Macedonia Wikipedia, como otras muchas especias de sabor picante, tiene propiedades afrodisiacas. Su escasez y la alta demanda hizo que a lo largo de la historia la pimienta se pagará a precio de oro y figurar entre los productos más buscados por los marcadores venecianos. El poder de la pimienta para estimular el apetito sexual se debe a su poder para «calentar los genitales». Alicia Mishari, en su libro En la cocina de Afrodita, especifica: «La pimienta tiene una gran fama de afrodisiaca, debida a que, como todos los picantes, calienta el cuerpo y los revoluciona. Además, es ligeramente irritante, por lo que puede causar sensación en los genitales». Por otra parte, los picantes en general estimular la circulación y facilitan el sexo.
PEREJIL
El perejil (Petrioselinum crispum), una planta herbácea de la familia de las Apiaceae, se tiene por afrodisiaco a causa de su contenido en vitaminas y minerales, especialmente en vitaminas C. Los nutricionistas aseguran que los oligoelementos necesarios para mantener relaciones sexuales están presentes en el perejil en la misma proporción o incluso más que en las ostras o el ajo. En los hombres los efectos afrodisíacos se manifiestan en mayor medida si se consume la raíz. Además, el perejil se recomienda a los hombres para aliviar la prostatitis y a las mujeres para atenuar los problemas de la menopausia.
DÁTILES
Los dátiles o frutos de la Palmera datilera (Phoenix dactyliphera), en especial los deglet nour o «dedos de luz», se han tenido por afrodisíacos desde la antigüedad. Su fama como potenciadores del sexo deriva de Mesopotamia, donde se asociaba el datil a la diosa Ishtar, la divinidad de la belleza, el amor y la sexualidad. Los dátiles contienen una gran cantidad de azúcar, alrededor del 70%, carbohidratos, hierro, fósforo, potasio, vitaminas A y C, y ayudan a renovar las energías. Abel Cruz, en sus Afrodisíacos naturales, especifica: «Un puñado dátiles equivale a una comida completa. Su efecto aumenta la energía y la potencia sexual en ambos sexos. Con el jugo fermentado del dátil se puede elaborar el licor de palma, un (…) vino afrodisiaco».
ROMERO
El romero (Rasmarinus officinalis), un arbusto aromático de la familia de las Laminaceae, estuvo consagrado a la diosa Afrodita. La planta, tomada en infusión, goza de fama como afrodisiaco. Sin embargo, los expertos advierten de que sus efectos son lentos tanto para los hombres como para las mujeres que desean mejorar su vida sexual.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO