A los imbéciles, la respuesta y una puntualización