Preguntas con sus respuestas

  La rueda Catalina
Es una rueda de dientes agudos y oblicuos que se emplea para transmitir el movimiento al volante de ciertos relojes. Su invención se atribuye al monje Gerberto de Aurillac, que sería papa con el nombre de Silvestre II, muerto en 1003; aunque es un escape de retroceso, de bajo rendimiento mecánico y poco preciso, no requiere engrase en los contactos entre los dientes de la rueda y las paletas y, con la sustitución del foliot por el volante, pudo adaptarse para construir relojes portativos (de bolsillo o faltriquera), apareciendo los primeros hacia 1500. En los relojes de torre y de pared se mantuvo sin alternativa hasta la aparición del escape de áncora de retroceso, aunque se resistiría a desaparecer. Su principio de funcionamiento se indica en la ilustración inferior.
Imagen de una rueda Catalina

  Amalgama
  • En química, es la mezcla homogénea de dos o más metales: aunque en la mayor parte de los casos se denomina aleación (ejemplo típico de una disolución de sólido en sólido), especialmente se denomina amalgama cuando uno de los metales es el mercurio (en condiciones normales en estado líquido).
  • En gramática es una forma coloquial o metafórica de referirse a cualquier mezcla, sea de cosas o de personas (como una coalición o un mestizaje).
  • En música se habla de compás de amalgama, cuando se suman dos o más compases diferentes.
  • En lingüística, amalgama (portmanteau morpheme) es un morfema que aglutina varios contenidos gramaticales distintos (persona, número, tiempo, modo, voz), por ejemplo la terminación -o. Las amalgamas son muy frecuentes en la flexión verbal de las lenguas indoeuropeas.
  Diferencia vidrio/cristal
Simplificándolo mucho, se puede decir que para el vidrio se utiliza principalmente una mezcla de sílice, carbonato de sodio y caliza, mientras que para conseguir cristal, a la mezcla también se añaden distintos porcentajes de óxido de plomo (cuanto más plomo, mejor calidad de cristal) consiguiendo así que se asemeje al cristal natural, con el que no debe confundirse porque no deja de ser un tipo de vidrio de calidad superior a la normal.

En el vocabulario científico es donde las diferencias son más evidentes. A este nivel suele explicarse que el cristal tiene una estructura molecular perfectamente ordenada, llamada estructura cristalina, a diferencia de las distintas variantes de vidrio que tienen una estructura vítrea que es amorfa (desordenada o poco ordenada) por lo que, en el sentido científico del término, es incorrecto y engañoso llamar cristal a cualquiera de las variedades de vidrio, incluyendo las que contienen plomo.

El cristal se forma de manera natural por solidificación de material fundido que se enfría o por precipitación de sustancias disueltas o por sublimación de gases. Estos tres procesos son los que generan cristales de minerales, que pueden tener mucha variedad de tamaños, colores y formas. El cristal contiene óxido de plomo, que le otorga ciertas características peculiares como el sonido y el brillo.

El vidrio es un material cerámico inorgánico, duro, frágil, transparente y amorfo. Está compuesto de arena de sílice, carbonato de socio y caliza y se obtiene por fusión de estos elementos a unos 1.500° C.

Diferencias de las estructuras cristalina y vitrea

En el vocabulario cotidiano son prácticamente sinónimos, en el vocabulario profesional al vidrio que tiene plomo se le llama cristal y en el vocabulario científico solo es cristal el que se forma en la naturaleza, a diferencia del vidrio que la mayoría se elabora artificialmente.