Mis terrores favoritos: parálisis del sueño

La parálisis del sueño es un trastorno mucho más corriente de lo que parece. Se produce en la transición entre el sueño y la vigilia, o justo antes de dormirnos o justo antes de despertar. Simplemente te despiertas bruscamente, con tu consciencia a pleno rendimiento pero no te puedes mover, como si estuviera atado a la cama con unas correas invisibles. Podremos abrir los ojos, observar todo lo que nos rodea, pero no seremos capaces de mover un músculo ni de emitir ningún sonido. Este estado crea una sensación de angustia y de temor muy intenso. Los que lo sufren suelen tener alucinaciones auditivas y visuales que coinciden con una intensa sensación de presencias y movimientos en torno a ellos y su cuerpo que no responde.

Representación esotérica de la parálisis del sueño

Lo que ocurre en este momento es que el estado REM (Rapid Eye Movement) o MOR (sueño de movimientos oculares rápidos) sufre una anomalía en el momento de la vigilia en el que literalmente están despiertos, pero parte de tu cerebro sigue sumido en el sueño. Durante esta fase, nuestro cerebro desconecta la mayoría de nuestros músculos para que no hagamos de mimo con nuestros sueños, no los representemos físicamente. No es un trastorno mental, es más bien un trastorno producido por estar sometido a altos niveles de estrés, cansancio, jet lag, que hacen que se alcance la fase de sueño REM se inicie con demasiada prontitud. Sólo aparece de forma periódica en pacientes de ansiedad, trastorno bipolar, depresión y trastornos de estrés postraumático.

fotos_historia_-18Esta foto fue tomada durante la Batalla de Courcelette (Francia) en septiembre de 1916. El hombre se agachó en una zanja donde presentaba “neurosis de guerra” , que recibió el nombre en su momento de la mirada de las mil yardas, que fue descrito como un espacio en blanco, la mirada desenfocada de un soldado cansado en plena batalla. La mirada es una disociación de un trauma, y puede ser visto en los casos de trastorno de estrés postraumático, aunque no siempre. Un detalle inquietante acerca de la foto, la gente no sonreía en las fotos en aquellos tiempos.

El sueño MOR es fisiológicamente tan peculiar que al resto de las otras fases del sueño se les conoce colectivamente como sueño no MOR o sueño de ondas lentas (SOL). Durante una noche de sueño, una persona suele presentar cuatro o cinco períodos de sueño MOR, muy cortos al principio de la noche y más largos hacia el final. Es habitual despertarse durante muy poco tiempo al final de una fase MOR (unos segundos). El tiempo total de sueño MOR por noche es de entre 90 y 120 minutos compuestos de lapsos de segundos en los adultos, alrededor de 8 horas en los recién nacidos y hasta de 15 horas en los fetos.

Representación de la parálisis del sueño

La parálisis del sueño se considera que ocurre por lo menos una vez en la vida a un porcentaje muy alto de la población: entre el 50% y el 60% según los diferentes estudios que se han realizado. La mayor parte de las personas afectadas presentan únicamente episodios aislados a lo largo de su vida, sin embargo el trastorno puede tener lugar de forma repetida y asociarse a otros síntomas, como crisis de sueño a lo largo del día y pérdidas bruscas del tono muscular (cataplexia). En este caso, la parálisis del sueño es considerado uno de los síntomas de la enfermedad denominada narcolepsia.

NARCOLEPSIA

La Narcolepsia es el caso más grave de las hipersomnias, es un trastorno del sueño que causa somnolencia excesiva y ataques de sueño incontrolables y frecuentes durante el día. Estos periodos de somnolencia extrema se dan cada 3 o 4 horas, es un impulso de dormir irrefrenable y que incapacita, obligando, por lo general, a dormir un corto espacio de tiempo para poder continuar.

Más de la mitad de los individuos con narcolepsia puede experimentar una pérdida del tono muscular y debilidad repentinas (cataplexia) desencadenada por una emoción súbita, así como parálisis del sueño, en la cual momentáneamente hay incapacidad para moverse o hablar al despertarse. Alrededor de la mitad de los individuos con narcolepsia pasa por estados parecidos al sueño, entre el sueño y la vigilia (alucinaciones hipnagógicas). Se origina por concentraciones bajas de mensajeros químicos en el cerebro (dopamina y noradrenalina), y por factores genéticos.

Los expertos creen que la narcolepsia es causada por la reducción en las cantidades de una proteína llamada hipocretina, la cual se produce en el cerebro. El motivo por el cual el cerebro produzca menos cantidad de esta proteína no está claro. Tienen un componente genético y un desencadenante que hace que el sistema inmunológico actué en la destrucción de la hipocretina. La manifestación de la enfermedad empieza durante el segundo o tercer decenio de la vida. Se estima que alrededor de 0.05% a 0.20% de la población la sufre, pero el padecimiento a menudo no se diagnostica.

Los ataques producen en los individuos sensación de terror, ira y de muerte inminente, ya que las alucinaciones producidas suelen ser de tipo siniestro, maligno e incluso perverso. Suelen venir acompañados de opresión en el pecho y falta de respiración, algunas personas indican como si alguien se hubiera sentado sobre él.

Parece que no existe riesgo para la vida ya que nada de lo que está ocurriendo, que nuestros sentidos aceptan como información real y cierta, como olores, sonidos, visiones, no lo son. Esta parálisis desaparece a los pocos minutos. Una vez recuperados es aconsejable levantarse y moverse; parece que si no se activa el cuerpo de forma adecuada se puede volver a recaer en otro episodio de parálisis del sueño.

Os dejo un resumen de diez puntos, con los que podéis estar de acuerdo o no, sobre todo porque son un poco, que cojones, muy esotéricos, tipo fenómenos extraños, pero es lo que da visibilidad a un fenómeno médico-científico anormal.

  1. No se sabe a ciencia cierta cuál es su causa, ha sido un misterio desde hace miles de años en todas las culturas, hasta hoy.
  2. Se siente como si estuviera físicamente muerto, pero a la vez despierto mentalmente, básicamente, se trata de un tipo de desdoblamiento o separación del cuerpo y la mente.
  3. Suele ocurrir cuando se está tratando de conciliar el sueño, o entre dos puntos en el ciclo del sueño, cuando entras o sales de la fase REM.
  4. Es la densidad onírica dónde no existe ni espacio ni tiempo, tal vez estuvo 3 horas físicas luchando contra esto, pero lo recordará como un suceso de 30 segundos.
  5. Una gran cantidad de personas coinciden en que se sienten como si estuvieran en una pesadilla conscientemente, incluso después de levantarse cuando abren sus ojos y ven alucinaciones.
  6. Una descripción común es, el presentimiento de que un demonio se sienta sobre su pecho, o que te ata de pies y manos.
  7. No hay manera de despertar de forma voluntaria, hay que esperar a que el cuerpo y la mente vuelvan a sincronizarse en armonía.
  8. En esta fase onírica, es dónde interactúan las entidades conocidas como incubos y súcubos, popularmente llamados “sueños húmedos”.
  9. Los hebreos antiguos relacionaron todo esto con la adoración al “búho” (Bohemian Grove) y que en el libro de Isaías se le llama “monstruo nocturno”.
  10. Toda esta actividad nocturna, va íntimamente relacionado con las abducciones y extracción de fluidos de “extraños” visitantes de dormitorio.