Louis Armstrong, un genio virtuoso de la trompeta

Infancia

louis-armstrongLouis Armstrong tuvo una infancia difícil. Su madre lo abandono al nacer y fue criado hasta los cinco años por su abuela, edad en la que retorno con su madre. A los siete años de edad, Armstrong tuvo su primer empleo como vendedor de carbón a las prostitutas que estaban haciendo la calle. Seis años más tarde, en la medianoche del 1 de enero de 1913 su vida cambio de forma inesperada. Fue detenido por disparar un revolver en plena calle, sin daños para nada ni nadie. Por ello ingreso en un hogar para niños negros que tenía como principio fundamental la disciplina y la importancia por la música. Estuvo año y medio y, aunque antes de entrar tocaba la corneta, allí fue donde se descubrió su talento y se le ayudo a seguir. Cuando se tuvo que marchar no quería, no quería volver a los problemas en casa, en la calle y al carbón. Pero ese era su destino.

Versiones

En una viaje por Europa, en 1950, Armstrong grabo su propia versión de dos canciones que conoció en el viejo continente que le gustaron en exceso: C’est si bon y La vie en rose. Lo que demuestra que en el jazz lo que cuenta, más que aquello que se interpreta, es cómo se interpreta.

Satchmo

Louis Armstrong es conocido también con el sobrenombre de Satchmo, que es la deformación de Satchelmouth, que hace referencia a su enorme boca. También como Dippermouth que significa labios de hierro. Quizás estás dos definiciones expliquen la facilidad que tenía para tocar en el registro agudo, además de una gran resistencia. Pero lo cierto es que sufría con facilidad en los labios y las actuaciones llego un momento que se convirtieron en un gran sufrimiento. Su público esperaba el toque virtuoso con notas agudas y largas y él se lo daba. En una gira europea durante la década de 1930 regreso a Estados Unidos destrozado, por lo que se retiro de los escenarios durante un año. En su reaparición en 1935 se notaba que algo había cambiado, ya no era espectacular ni efectista pero ganó en musicalidad y expresividad.

Biografía
Louis Armstrong en una de sus actuaciones en el año 1968.

En una entrevista preguntaron a Louis Armstrong acerca de los progresos en la redacción de su autobiografía. El músico dijo:

¡Oh, no! Aún no la terminado. Tengo seiscientas páginas escritas, y sólo voy por 1929

Leonard Berstein

leonard_bernstein_by_jack_mitchellLouis Armstrong como intérprete fue extraordinario y despertaba admiración no sólo entre los jazzsistas sino también entre el público en general. El directos de orquesta Leonard Bernstein colaboró algunas veces con Armstrong y dijo de él:

Lo que hace es real, y verdadero, y honesto, y simple, e incluso noble. Cada vez que este hombre se lleva la trompeta a los labios, aunque sólo sea para tocar tres notas, lo hace con toda el alma.

Gira europea

En 1932 Louis Armstrong realizó su primera gira por Europa. Los éxitos se fueron sucediendo y no faltaron los que desconfiaron de su virtuosismo con la trompeta. En cierta ocasión unas cuantas personas exigieron examinar a fondo su trompeta para comprobar si había o no algún truco. Por supuesto, no había truco.

Debilidad

Louis Armstrong tenía una debilidad. Algo que le gustaba en exceso por encima de todo lo demás: la marihuana. No es que lo supongamos, el mismo se encargo de aclararlo con una frase representativa: «mil veces mejor que un vaso de whisky». Explicó que la marihuana le relajaba y le aclaraba las ideas y no dudó en declarar que en cierta ocasión que era «un elemento esencial» en su vida. Llegó a pensar en poner a su autobiografía Gage, que es una especie de nombre cariñoso para su adorada planta motivadora.

Bessie Smith

bessie_smith_1Louis Armstrong en cierta ocasión le pidió cambio de un billete de cien dólares a Bessie Smith. La cantante se levanto la falda, sacó los billetes más pequeños y se los dio a Armstrong. Como confirmo el trompetista, «ese era su banco».

Inventor del Jazz

gary_giddinsPara muchos Armstrong llegó a ser el auténtico inventor del jazz, el máximo artífice de este género, el músico que sentó las bases de un modo de nuevo y genuino para entender no sólo la interpretación sino el propio hecho musical. Dijo el crítico musical Gary Giddins:

[Con las grabaciones de Louis Armstrong de la década de 1920] había llegado el momento en que el jazz se convirtió en arte. En aquellas grabaciones codificó lo que sería aquella nueva música durante el medio siglo siguiente.