Las vacunas

Las vacunas pueden clasificarse en función de varios criterios. Por un lado según la procedencia del antígeno, que es una sustancia que desencadena la formación de anticuerpos y puede causar una respuesta inmunitaria, pueden ser de tres tipos:

  1. bacterianas, el antígeno deriva de una bacteria;
  2. víricas, si se trata de un virus;
  3. polisacáridas, si se trata de un conocido polisacárido.

Otra posible clasificación atiende como se fabricará vacuna, que puede ser inactiva, atenuada, sintética o recombinante:

  • Las vacunas atenuadas son aquellas en las que el microorganismo que representa el antígeno se encuentra atenuado; es decir, en las que se ha disminuido la virulencia del patógeno.
  • Las inactivas son aquellas en las que microorganismos se encuentra muerto o inactivado. Son más estables que las atenuadas, pero produce una respuesta inmune de menor intensidad. Para inactivar al patógeno se pueden utilizar determinados compuestos químicos o tratarlos con calor.
  • Las vacunas sintéticas son aquellas que se generan de forma artificial mediante compuestos químicos, como péptidos sintéticos (los péptidos son uniones de varios aminoácidos, los componentes de las proteínas).
  • Las vacunas recombinante son aquellas formadas a partir de la introducción de un gen en un microorganismo para que genere la proteína antígeno y poder así utilizarla como inmunógeno de la vacuna.
  • Vacuna de ADN: vacuna de desarrollo reciente, es creada a partir del ADN de un agente infeccioso. Funciona al insertar ADN de bacterias o virus dentro de células humanas o animales. Algunas células del sistema inmunitario reconocen la proteína surgida del ADN extraño y atacan tanto a la propia proteína como a las células afectadas. Dado que estas células viven largo tiempo, si el agente patógeno (el que crea la infección) que normalmente produce esas proteínas es encontrado tras un periodo largo, serán atacadas instantáneamente por el sistema inmunitario. Una ventaja de las vacunas ADN es que son muy fáciles de producir y almacenar. Aunque en 2006 este tipo de vacuna era aún experimental, presenta resultados esperanzadores. Sin embargo no se sabe con seguridad si ese ADN puede integrarse en algún cromosoma de las células y producir mutaciones.

Por ejemplo, la bacteria Neisseria meningitidis produce una meningitis. La vacuna que se utiliza para inmunizar a los seres humanos contra ella es una molécula purificada partir de la bacteria, mientras que en la enfermedad de la tuberculosis, producida por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, la vacuna consiste en una cepa atenuada de la misma (es decir, tratada para que no cause la enfermedad pero si permita generar anticuerpos contra ella en el organismo). Por otro lado, la enfermedad de la tosferina se previene mediante una vacuna que consiste bien en bacterias muertas de la especie Bordetella pertussis o bien en proteínas procedentes de las mismas.

¿Qué composición en una vacuna además del microorganismo atenuado, inactivado o fragmentado? Llevan diversos compuestos como conservantes, adyuvantes, estabilizadores y residuos de fabricación.

  • Los conservantes son compuestos que tratan de impedir el crecimiento de los organismos contaminantes como hongos o bacterias. La adición de estos compuestos a medida para que no afecte a la acción de inmunógeno.
  • Los adyuvantes son moléculas que tratan de potenciar la respuesta inmunitaria.
  • Los estabilizadores tienen la misión de proteger a las vacunas contra determinadas condiciones que podrían ser adversas, como las altas temperaturas. Éstos estabilizadores pueden ser azúcares o proteínas.
  • Los residuos de fabricación puede ser compuesto de diversa naturaleza, como antibióticos de cultivos celulares.

Para saber como, cuando y donde debes vacunarte o vacunar a tus hijos puedes consultarlo todo en vacunas.org

TE PUEDE INTERESAR
LAS VACUNAS FUNCIONAN

Como funcionan la ARN contra el cáncer