La Biblia. Antiguo Testamento: la creación

ANTIGUO TESTAMENTO
LECCIÓN 1.ª – LA CREACIÓN.

1. La creación

Dios Nuestro Señor creó todo cuanto existe , sacándolo de la nada.

En un principio creó el cielo y la tierra, llenando el cielo de ángeles. Después, en seis días o épocas, fue haciendo aparecer todas las cosas que ahora vemos.

El primer día hizo la luz.

El segundo, creó el firmamento o cielo.

El tercero, separó las aguas de las tierras e hizo brotar árboles y hierbas.

El cuarto, hizo aparecer el Sol, la Luna y las estrellas.

El quinto, creó las aves y los peces.

El sexto, creó los animales terrestres, el primer hombre y la primera mujer.

la_creacion

2. Creación del primer hombre

Dios formó de barro el cuerpo del primer hombre y le infundió un alma inmortal, concediéndole, como padre del género humano, su gracia y prerrogativas singularísimas de sabiduría, inmortalidad y dominio sobre los apetitos y deseos, aunque condicionando la conservación de ellas para si y sus descendientes a la obediencia al mandato divino. Dios le llamó Adán, nombre que quiere decir sacado de la tierra.

3. El paraíso terrenal

El Señor puso a Adán en el paraíso terrenal que era un jardín delicioso, lleno de árboles frutales y plantas con flores.

En medio del paraíso había dos árboles: el el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. El señor dijo a Adán que podía comer frutos de todos los árboles del Paraíso, menos del árbol de la ciencia del bine y del mal, pues tan pronto como comiera de él, moriría. Dios presentó luego a Adán todos los animales. Adán los miro con alegría y dio nombre a cada uno.

4. Creación de la primera mujer

Como Adán estaba solo, el Señor quiso darle una compañera. Para ello hizo que el hombre quedase profundamente dormido. Entonces le sacó una costilla, y con ella formó la primera mujer. El Señor se la presento a Adán, que se lleno de regocijo al verla, diciendo «Esta es hueso de míos huesos y carne de mis carnes», y le puso por nombre Eva, que quiere decir madre de todos los hombres.

Adán y Eva vivían felices en el paraíso. Nada les faltaba. El fruto del árbol de la vida debía preservarlos de las enfermedades y de la muerta. Los animales eran mansos y sumisos al hombre. El clima, dulce y benigno.

Y así habrían vivido siempre si no hubiesen pecado.

LECCIÓN 2.ª
El pecado original. Caín y Abel.

1. El pecado original

El demonio tuvo envidia de la felicidad de nuestros primeros padres y trató de hacerlos pecar para que perdieran la gracia y amistad del Señor. Un día, tomándola figura de serpiente, se acerco a la mujer y le dijo que comiera la fruta del árbol prohibido, pues de este modo tendría el poder y la sabiduría de Dios. Eva contempló con curiosidad dicho árbol y comío de su fruto. Luego le dio a Adán, que también comió.

2. Castigo del hombre y promesa de un redentor

Al momento quedaron avergonzados, y se escondieron entre la arboleda del Paraíso. El Señor los llamo y les pidió cuenta de su conducta. Adán acusó a Eva, y Eva echó la culpa a la serpiente.

expulsion_del_paraiso

Dios los castigo a todos. La serpiente caminaría arrastrándose por la tierra. La mujer quedaría sujeta al marido y expuesta al dolor. El hombre ganaría el pan con el sudor de su frente. Y fueron arrojados del Paraíso.

Pero en medio de estos castigos, Dios les hizo una promesa consoladora. Dijo que pondría enemistades entre la serpiente y la mujer y que ésta quebrantaría la cabeza de aquélla. Esto equivalía a decir que más tarde vendría Jesucristo a salvar a los hombres ¿quién carajo ha relacionado pisar la cabeza de una serpiente con la venida de Jesús?

3. Caín y Abel

Los dos primeros hijos de Adán y Eva fueron Caín y Abel. Caín era labrador, y Abel pastor. Caín ofrecía a Dios, en sacrificio, los peores frutos de sus tierras. Abel, el mejor cordero de sus rebaños.

Como Caín sintió envidia de su hermano y le guardó un gran rencor en su corazón.

Dijo entonces el Señor a Caín:

¿Por qué te enciendes en cólera y se ha puesto triste tu semblante? Si obrases bien, recibirías el premio; pero obras mal, y así vendrá el castigo. Modera tu inclinación al ecado.

Pero Caín, despreciando este requerimiento de Dios, cierto día, cuando estaba en el campo con su hermano Abel, acometió a éste y le mató.

No tardó en oírse la voz de Dios, que maldijo a Caín:

La sangre de tu hermano clama ante mí. Cuando cultives la tierra, no volverá a darte fruto. Errante y vagabundo vivirás por el orbe.

4. Set

El tercer hijo de Adán y Eva fue Set, y se distinguió, como Abel por sus virtudes.

Los descendientes de Set fueron buenos y se llamaron hijos de Dios. Los descendientes de Caín, en cambio, fueron malos y se llamaron hijos de los hombres.