Japón y el Islam. El país sin musulmanes

¿Alguna vez se han enterado por los medios que un político, un líder o un primer ministro de una nación islámica hayan visitado Japón? ¿Has visto en las noticias que algún dignatario de Irán o un príncipe de Arabia Saudí hayan visitado Japón? Japón es un país que ha mantenido el Islam a raya. Japón ha puesto restricciones estrictas sobre el Islam y a todos los musulmanes.

  • Japón es la única nación que no da ciudadanía a los musulmanes.
  • En Japón no se da la residencia permanente a los musulmanes.
  • Hay una prohibición total de la propagación del Islam en Japón.
  • En las universidades de Japón no se enseña el idioma árabe o la religión islámica.
  • No se puede importar el CoránEl Corán, transliterado como Alcorán, Qurán o KoránWikipedia publicado en idioma árabe..
  • De acuerdo con datos publicados por el gobierno japonés, se ha dado residencia temporal a sólo dos personas con la categoría de imánSe suele pensar que los imanes son el equivalente musulmán de los sacerdotes o los rabinos. Sin embargo, no es así: el islam suní carece de clero y un imán, en principio, puede ser cualquier persona que conozca bien el ritual del rezo. Se sitúa delante de los demás fieles en las mezquitas y sirve de guía para realizar el ritual de oración, aunque no es obligatorio seguirle., que deben seguir la ley japonesa de la tierra. Pero deben hablar japonés y llevar a cabo sus rituales religiosos unica y exclusivamente en sus hogares..
  • Japón es el único país del mundo que tiene un número mínimo de embajadas de países islámicos.
  • Los japoneses no se sienten atraídos por el Islam.
  • Los musulmanes residentes en Japón son sólo los empleados de empresas extranjeras..
  • Aún hoy, no se conceden visados a los médicos, ingenieros o administradores musulmanes enviados por empresas extranjeras..
  • En la mayoría de las empresas, incluyen en sus políticas que solamente los no-musulmanes pueden solicitar un empleo.
  • El Gobierno japonés es de la opinión que los musulmanes son fundamentalistas, partidarios del fundamentalismoActitud contraria a cualquier cambio o desviación en las doctrinas y las prácticas que se consideran esenciales e inamovibles en un sistema ideológico, especialmente religioso., y que incluso en la era actual de la globalización, no están dispuestos a cambiar sus leyes musulmanas.
  • Los musulmanes no pueden ni siquiera pensar en alquilar una casa en Japón.
  • Si alguien llega a saber que su vecino es Musulmán, informa a todo el barrio para estar alerta..
  • Nadie puede iniciar una célula islámica o árabe en Japón.
  • No hay ninguna ley (Sharia) personal en Japón.
  • Si una mujer japonesa se casa con un musulmán, será considerada un paria para siempre.
  • De acuerdo con el señor Komico Yagi, jefe departamental de la Universidad de Tokio, «existe una percepción en los japoneses de que el islam es una religión para mentes muy estrechas, y que se debe permanecer lejos de ella».

El periodista Mohammed Juber recorrió muchos países islámicos después del ataque del 11 de septiembre, incluyendo Japón. Encontró que los japoneses estaban seguros que los extremistas no podrían hacer ningún daño en Japón.

DR. MORDECHAI KEDAR
Sirvió durante 25 años en el ejército israelí de Inteligencia Militar especializada en el discurso político árabe, los medios de comunicación árabes, los grupos islámicos y el ámbito interno sirio. Un profesor de árabe en la Bar-Ilan U., también es un experto en los árabes israelíes. Esto es lo que nos cuenta:

Hay países en el mundo, principalmente Europa, que actualmente están experimentando transformaciones culturales importantes como resultado de la inmigración musulmana. Francia, Alemania, Bélgica y Holanda son ejemplos interesantes de los casos en que la inmigración procedente de países musulmanes, junto con una alta tasa de fecundidad de los musulmanes y los efectos en todas las áreas de la vida.

Es interesante saber que hay un país en el mundo cuyo enfoque público oficial de la cuestión musulmana es totalmente diferente. Este país es Japón. Este país mantiene un perfil muy bajo en todos los niveles con respecto a la cuestión musulmana; en el plano diplomático, figuras políticas de alto nivel de los países islámicos casi nunca visitan Japón, y los líderes japoneses rara vez visitan los países musulmanes. Las relaciones con los países musulmanes se basa en asuntos tales como el petróleo y el gas, que Japón importa de algunos países musulmanes. La política oficial de Japón es no dar la ciudadanía a los musulmanes que vienen a Japón, e incluso los permisos de residencia permanente se dan con moderación a los musulmanes.

Japón prohíbe exhortando a la gente a adoptar la religión del Islam DawahLa daʿwa (en árabe, دعوة‎ "invitación"), a veces también romanizado como dawah, es el proselitismo en el Islam, es decir, la predicación del mensaje de Alá para ganar adeptos entre los no-musulmanes. Esta técnica consiste en enviar misioneros (da"i; pl. du"āt) a la población. Estos misioneros llaman pacíficamente a las personas a la religión musulmana a través de un juramento de lealtad basado en la Shahada: أَشْهَدُ أَنْ لَا إِلَٰهَ إِلَّا ٱللَّٰهُ وَأَشْهَدُ أَنَّ مُحَمَّدًا رَسُولُ ٱللَّٰهِ, que significa «atestiguo que no hay más Dios que Alá, y que Mahoma es su mensajero». Wikipedia, y cualquier musulmán que fomenta activamente la conversión al Islam es visto como proselitismoEmpeño o afán con que una persona o una institución tratan de convencer y ganar seguidores o partidarios para una causa o una doctrina. a una cultura extraña e indeseable. Pocas instituciones académicas enseñan la lengua árabe. Es muy difícil para importar libros del Corán a Japón, y los musulmanes que vienen a Japón, suelen ser empleados de empresas extranjeras. En Japón hay muy pocas mezquitas. La política oficial de las autoridades japonesas es hacer todo lo posible para no permitir la entrada a los musulmanes, incluso si son médicos, ingenieros y administradores enviados por las empresas extranjeras que operan en la región. La sociedad japonesa espera que los hombres musulmanes recen en casa.

Las empresas japonesas que buscan trabajadores extranjeros señalan específicamente que no están interesados en los trabajadores musulmanes. Y cualquier musulmán que se las arregla para entrar ilegalmente en Japón lo tendrá muy difícil para alquilar un apartamento. Cualquier lugar donde viva un musulman, los vecinos se sienten inseguros. Japón prohíbe la creación de organizaciones islámicas. La creación de instituciones islámicas, tales como mezquitas y escuelas es casi imposible. En Tokio hay sólo un imán.

En contraste con lo que ocurre en Europa, muy pocos japoneses se sienten atraídos por el Islam. Si una mujer japonesa se casa con un musulmán, será considerado una paria por su entorno social y familiar. No hay una aplicación de la ShariaLey de la religión islámica que recoge el conjunto de los mandamientos de Alá relativos a la conducta humana. en Japón. Hay poca comida halalEl término halal (en árabe حلال, también transliterado ḥalāl o halaal) hace referencia al conjunto de prácticas permitidas por la religión musulmana. Aunque el término en sí engloba a todo tipo de prácticas, es comúnmente asociado a los alimentos aceptables según la sharia, o ley islámica. El término opuesto, aquel que expresa las prácticas "prohibidas" o dañinas para la salud, es haram. Wikipedia, kosherCashrutLa kashrut (del hebreo כַּשְׁרוּת, que designa lo que es "correcto" o "apropiado" para ser consumido; lo que cumple con los preceptos del kashrut es kasher, כָּשֵׁר, conocido también por su pronunciación en yídish, kósher) es la parte de los preceptos de la religión judía que trata de lo que los practicantes pueden y no pueden ingerir, basado en los preceptos bíblicos del Levítico (uno de los libros bíblicos del Antiguo Testamento y del Tanaj). Wikipedia según la ley islámica, en Japón no es fácil encontrarla en el supermercado.

El enfoque japonés sobre la población musulmana también se evidencia en las cifras: en Japón hay 127 millones de habitantes, pero sólo diez mil musulmanes, menos de una centésima de punto porcentual. El número de japoneses que se han convertido parece que es mínimo.

En Japón hay unas pocas decenas de miles de trabajadores extranjeros que son musulmanes, principalmente de Pakistán, que han logrado entrar en el Japón como trabajadores de las empresas de construcción. Sin embargo, debido a la actitud negativa hacia el Islam mantienen un perfil bajo.

Hay varias razones que explican esta situación:

  1. En primer lugar, los japoneses tienden a agrupar a todos los musulmanes fundamentalistas que no están dispuestos a renunciar a su punto de vista tradicional y adoptar formas modernas de pensamiento y comportamiento. En Japón, el islam es percibido como una religión extraña, que toda persona inteligente debe evitar.
  2. En segundo lugar, la mayoría de los japoneses tienen ninguna religión, pero los comportamientos relacionados con la religión sintoísta, junto con elementos del budismo están integrados en las costumbres nacionales. En Japón, la religión está conectado con el concepto nacionalista, y existen prejuicios hacia los extranjeros si son chinos, coreanos, Malasia o Indonesia, y los occidentales no escapan a este fenómeno tampoco. Hay quienes llaman a esto un «sentido desarrollado del nacionalismo», y hay quienes llaman a esto el «racismo». Parece que ninguno de ellos es incorrecto.