Emilio Calatayud y su “decálogo para crear un delincuente”

De un tiempo a esta parte los menores se han convertido en un problema que nadie quiere afrontar. Cada vez son más problemáticos, cada vez tienen más acceso a la información pero no la usan adecuadamente, o simplemente no les interesa. Los padres tienen mucha culpa por no educar a su hijos, porque básicamente todo el mundo habla de controlar y prohibir. Nunca se habla de educar a nivel gubernamental, se habla de controlar y prohibir, lo que nunca se debe hacer, tan solo como último recurso extremo. Una ciudadanía sin educación no sabe decidir por si misma.

Seguridad y educación para los niños en la red
Seguridad y educación para los niños en la red

Yo nunca, y digo nunca, he prohibido a mi hija acceder a ningún sitio en Internet, pero le enseñe y supervise en todo momento cuando me lo solicito. Desde los seis años tenía acceso total, solo tenía un condicionante, en cuanto tuviera una duda, por pequeña que fuera, me consultaría. Y así fue. Ahora de adulta, tiene 20 años, ve como sus amigas se escandalizan cuando accede a ciertos sitios, simplemente por que ellas ven lo que mi hija ignora. Los sitios divertidos, excepto los que viven de Google Adwords a través de Google Analitycs no se atreven a incluir temas prohibidos o de mala consideración por temor a perder sus ingresos al ser excluidos de su programa de pago por publicidad. Igual que con lo de comer con el refrán que dice «todo lo que me gusta engorda, mata o está prohibido» en la red hay mucho contenido interesante, divertido, corrosivo y crítico, pero esta rodeado de otros temas prohibidos, mal vistos e incluso perseguidos por nuestros gobernantes por no ser de su agrado. El control sin sentido no sirve nada más que para crear expectación insana.

Emilio Juan Ildefonso Calatayud Pérez, abogado, escritor y magistrado español, juez de menores de Granada, muy conocido por sus sentencias rehabilitatorias y ejemplares
Emilio Juan Ildefonso Calatayud Pérez, abogado, escritor y magistrado español, juez de menores de Granada, muy conocido por sus sentencias rehabilitatorias y ejemplares

Hoy vamos a hablar del decálogo Emilio Juan Ildefonso Calatayud Pérez (Ciudad Real, 22 de diciembre de 1955) abogado, escritor y magistrado español, juez de menores de Granada, muy conocido por sus sentencias rehabilitatorias y ejemplares. Sus sentencias suelen basarse en la educación del menor y no tanto en el castigo. Una de sus sentencias condenó a un menor menor a aprender a leer y a escribir. Lo más triste de todo es que la noticia fue la sentencia, no que el chaval era analfabeto.

Hay que destacar la importancia de las nuevas tecnologías en el comportamiento de los menores, en las nuevas formas de delinciencia en las que los menores pueden ser involucrados y en el aumento de de las adicciones a las TRIC [tecnologías + relación + información + comunicación] que están incluso generando casos de violencia cuando los padres restringen a los jóvenes en acceso a Internet.

Decálogo para crear un delincuente
  •  1.  Desde su más tierna infancia, dé a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo le pertenece.
  •  2.  No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
  •  3.  Cuando diga palabrotas, celébrelo con unas sonoras risotadas. Esto le animará a hacer cosas todavía más graciosas.
  •  4.  Nunca le regañe ni le diga que ha obrado mal. No le reprima. Podría crearle un complejo de culpabilidad.
  •  5.  Recoja todo lo que deje tirado por ahí. Así se acostumbrará a cargar las responsabilidades sobre los demás.
  •  6.  Déjele ver y leer todo lo que caiga en sus manos. Esfuércese para que los platos, cubiertos y vasos que utiliza estén esterelizados, pero no se preocupe de que su mente esté llena de basura.
  •  7.  Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño. De esta forma conseguirá que no le afecte demasiado una ruptura familiar, quizá provocada por su propia conducta.
  •  8.  Sea generoso. Que su chico tenga siempre todo el dinero que pida. No vaya a sospechar que para conseguirlo es necesario trabajar.
  •  9.  Satisfaga todos sus deseos, apetitos y placeres. El sacrificio y la austeridad podría producirle graves frustraciones.
  •  10.  Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga el chaval con sus profesores y con sus vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que quieren fastidiarle.