El tiroteo de OK corral

El motivo concreto que lo desencadenó sigue siendo oscuro, aunque la confrontación fue algo más que un ajuste de cuentas personales, pues hay indicios de turbias disputas referentes a política local y rivalidades económicas.

En octubre de 1880, Virgil Earp (1843-1905) se convirtió en marshal de Tombstone, y enseguida reclutó como ayudante a sus hermanos Morgan (1851-1882) y Wyatt (1848-1929). Al año siguiente, los Earp entraron en conflicto con otros dos clanes asociados, los Clanton y los McLaury, que acababan de vender un lote de ganado la ciudad de Tombstone. Virgil sabía que esos animales habían sido robados de ranchos mexicanos. Además, su hermano Wyatt estaba convencido de que los Clanton le habían robado uno de sus mejores caballos. Éstos, por su parte, sabía con certeza que los Earp había matado a su padre en un reciente incidente de frontera.

Los hermanos Earp

Simultáneamente, Wyatt también entra en conflicto con el sheriff del condado de Cochise, John Behan, en principio por los favores de una mujer, Josephefin Sarah Marcus, que vivía con el sheriff antes de convertirse en la tercera esposa de Wyatt. Por si fuera poco, este ambicionaba el puesto de Behan y se proponía concurrir contra él en las siguientes elecciones.

Los Clanton y los McLaury formaban, junto con otros amigos, una conocida banda de malhechores, que operaban en los alrededores de Tombstone asaltando diligencias, rebando reses y cometiendo otras fechorías, con mayor o menor connivencia del sheriff del condado. El clan de los Earp, teóricamente en el lado bueno de la ley (aunque considerados por muchos como unos “chulos con placas” que, a veces, se servían de estas para intereses personales) se puso en pie de guerra contra ellos.

Pero el incidente que hizo saltar la chispa necesaria para incendiar la relación entre ambos clanes fue el asalto a la diligencia ocurrido en marzo de 1881, en el que murieron dos personas y cuyo principal sospechoso escapó más tarde de la cárcel. Pronto surgieron rumores sobre la implicación en el robo y en la fuga del acusado de los Earp y, especialmente, de su amigo Holliday, que fue detenido por el sheriff Behan, aunque enseguida fue puesto en libertad ante la poca solidez de la acusación, basada sólo en el falso testimonio de su novia, “Big Nose” Kate, obtenido por Behan aprovechando un enfado de la pareja y el estado de embriaguez de la mujer.

En septiembre de 1881, Virgil Earp contraatacó arrestando a uno de los ayudantes de Behan, Frank Stilwell, bajo la misma acusación de haber asaltado una diligencia. El 25 de octubre, Ike Clanton y Tom McLaury llegaron a Tombstone. Más tarde, ese mismo día, Doc Holliday protagonizó una discusión con Ike Clanton en el Alhambra Saloon. Holliday quería batirse en duelo con él, pero Clanton rechazó el reto. Al día siguiente, Ike Clanton y Tom McLaury fueron arrestados por Virgil Earp y acusados de portar armas de fuego dentro de los límites de la ciudad, lo que estaba prohibido. La mañana siguiente, 26 de octubre, tras confiscarle las armas, fueron puestos en libertad. Ambos se reunieron con Billy Clanton, Frank McLaury y Billy Claiborne, que acababan de regresar a la ciudad, en el solar n.º 2 del bloque 17, por entonces desocupado, situado de justo detrás de OK corral.

Ok Corral en 1882

Virgil Earp decidió desarmar a los recién llegados Billy Clanton y Frank McLaury y, para ello, se le sumaron Wyatt y Morgan Earp y Doc Holliday. El sheriff Behan se hallaba circunstancialmente en la ciudad y al saber lo que estaba sucediendo fue corriendo al corral, pidió a Billy Clanton y Frank McLaury que le entregaran sus armas, pero se negaron si antes no desarmaba a los Earp. Ante su poco éxito, Behan salió al paso de los Earp, que ya se dirigían al lugar. Estos no hicieron caso de su ruego para no forzar un enfrentamiento armado y continuaron su camino.

Hay que destacar, al contrario de lo que el cine ha vendido, que los contendientes no eran precisamente pistoleros con una dilatada experiencia: el más experimentado era Claiborne, que ya se había visto envuelto en varias refriegas. Frank McLaury era también un buen tirador. Virgil Earp, por su experiencia en la Guerra Civil y como sheriff , también manejaba con soltura las armas. Por contra, Wyatt se había enfrentado a tiros sólo en una ocasión anterior; Ike y Billy Clanton era más bocazas que otra cosa (de hecho, fue el primer y último tiro de Billy); Morgan Earp no había disparado jamás y Doc Holliday tenía fama de pistoleros rápido, pero también de poco certero. Quizá por esa falta de experiencia, la pelea se desarrolló de la forma conocida.

Cuando los Earp y Holliday llegaron al corral, el marshal Virgil Earp gritó: “Dadme las armas”. A partir de ahí, los testimonios sobre lo que realmente sucedió siguen siendo incompletos y contradictorios, según el sesgo de los pocos testigos. Al parecer, Billy Clanton dijo que no quería luchar. Ike, pese a ser uno de los instigadores del duelo, confirmó estar desarmado, intentando detener la refriega antes de comenzar. Sin embargo, el tiroteo se desató y duró aproximadamente 30 segundos en los que se realizaron unos 30 disparos.

Billy Clanton disparó al Wyatt Earp, pero falló, siendo inmediatamente abatido por los disparos de Morgan Earp. Mientras tanto, Wyatt disparó a Frank McLaury, hiriéndole gravemente en el abdomen. Ike Clanton y Tom McLaury, que estaban desarmados intentaron alejarse a la carrera del lugar, cosa que sólo lograron los dos primeros, pues McLaury fue alcanzado por un disparo en la espalda efectuado por Doc Holliday. Billy Clanton y Frank McLaury, aunque seriamente heridos, siguieron disparando, logrando herir de distinta consideración a Virgil y Morgan Earp y a Doc Holliday, antes de ser rematados por disparos de Wyatt, que fue el único que se mantuvo en pie, indemne.

El resultado final fue de tres muertos por el bando Clanton y tres heridos por el bando Earp, además de tres ilesos.

Tras el tiroteo, los Earp y Holliday fueron detenidos por el sheriff Behan, acusados de asesinato, pero en la audiencia preliminar, que duró treinta días, el juez de paz, Wells Spicer, curiosamente emparentado con los Earp, determinó que no había suficientes pruebas para llevarlos a juicio. Sin embargo, esa decisión judicial no impidió que comenzaran las represalias. El 18 de marzo de 1882, Morgan Earp fue asesinado mientras jugaba una partida de billar a tres bandas, supuestamente por el ayudante del sheriff, Frank Stilwell. En otro incidente, su hermano Virgil resultó gravemente herido y perdió el brazo izquierdo. Tras estos hechos, Wyatt Earp y Doc Holliday emprendieron una vendetta personal persiguiendo y matando a los hombres que crían responsables de los ataques posteriores al tiroteo, empezando por Stilwell.