02/03/2024

El origen de algunas frases españolas (I)

ECHAR UN POLVO
Cuando utilizamos esta expresión, solemos referirnos a realizar el acto sexual, de un modo rápido y sin mayores implicaciones emocionales. Se han dado muchas explicaciones para averiguar el origen de la expresión  echar un polvo . Aunque la mayoría de ellas no tienen ningún fundamento. Muchos aseguran que tiene que ver con el consumo de rape o tabaco en polvo, una costumbre de los caballeros de la alta sociedad del siglo XVIII. La costumbre consistía en una vez terminada la comida, retirarse a un lugar apartado, una habitación u otro rincón apartado del sitio donde uno se encontrará y «tomar» o «echar» un polvo. Para otras posibles interpretaciones se usó una libre interpretación de la frase bíblica «Polvo eres y al polvo volverás». Podemos deducir que cualquier humano concebido mediante una relación sexual, puede a su vez generar otra vida echando un polvo.

Pero si acudimos a la explicación del profesor y académico Francisco RicoFrancisco Rico ManriqueFrancisco Rico ManriqueWikipedia, no se explica que nos debemos remontar al Vocabulario de refranes y proverbiales del maestro Gonzalo CorreasGonzalo Correas Íñigo o Gonzalo Korreas Íñigo Fue un humanista, helenista, gramático, lexicógrafo, paremiólogo y ortógrafo español, conocido fundamentalmente como el impulsor de una reforma de la ortografía del español de criterio fonetista frente al etimologista, según el principio de que a cada fonema debe corresponder un signo o grafema de modo biunívoco, en sus obras «Nueva i zierta Ortografia Kastellana» (1624), «Ortografia Kastellana nueva i perfeta» (1630). Entre el resto de las obras que escribió destaca su Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627). Wikipedia (1627). En él podemos leer que tomar un polvo se empleaba como sinónimo de tomar un vaso de vino y hacía referencia al efecto «desatascador» que la bebida producía en los magnates resecos de los caminantes que paraban en las ventas y cavernas de la polvorienta Castilla.

La verdad que si de algo no carece la lengua española es de definiciones para referirse al acto sexual. Podemos hablar de  echar un quiqui  (podemos utilizar también kiki), que en realidad una deformación del término inglés  quickies  (el rapidín), que a su vez evolucionó del adverbio  quicky  (rápidamente) y que también significa algo así como «relación sexual rápida».

También podemos utilizar frases como  echar un casquete  –comparando el glande con un casco que preside la cabeza del pene– o echar un caliqueñoCaliqueñoEl cigarro Caliqueño es un cigarro popular de fabricación artesanal, es un producto valenciano por excelencia, hecho a base de tabaco Burley, plantado y fabricado en dicha zona. En la actualidad, su consumo se extiende a toda la península ibérica, pero la zona tradicionalmente más consumidora de este tipo de cigarro es la Comunidad Valenciana, en especial la localidad de Chella (Valencia) España, la cuna de este cigarro. Desde que, durante el siglo XVIII, fuese introducido el cultivo del tabaco en España hasta nuestros días, el caliqueño se asocia a ferias, festividades populares y bares de barrio. El caliqueño, al igual que otros elementos tales como la paella o las Fallas, forma parte del folclore valenciano, rico en dichos y canciones populares que incluyen el «caliqueño» en sus letras (en ocasiones, con significado vulgar). Wikipedia, en referencia a los típicos cigarros valencianos, que para el que no lo sepan son de forma irregular y curvos a semejanza de un pene, o como guiño al popular cigarrito «de después».

Un colega le pregunta a otro:
─¿Quillo, tú después de hacer el amor, fumas?
Y le responde el colega con mucha tranquilidad:
─cartones y cartones.
IR DE CAÑAS
La cerveza es casi tan antigua como la humanidad. Estudios para deontológicos han demostrado que hace nada más y nada menos que hace 100.000 años los neandertales, los cromañones y otros hombres primitivos ya masticaban raíces de cebada para provocar su fermentación y obtener un líquido que consumían para relajarse. Podemos decir sin miedo que nuestros antepasados masticaban la cerveza. En la antigua MesopotamiaMesopotamiaMesopotamia es el nombre por el cual se conoce a la zona del Oriente Próximo ubicada entre los ríos Tigris y Éufrates, si bien se extiende a las zonas fértiles contiguas a la franja entre ambos ríos, y que coincide aproximadamente con las áreas no desérticas del actual Irak y la zona limítrofe del norte-este de Siria. El término alude principalmente a esta zona en la Edad Antigua que se dividía en Asiria (al norte) y Babilonia (al sur). Babilonia (también conocida como Caldea), a su vez, se dividía en Acadia (parte alta) y Caldea (parte baja). Sus gobernantes eran llamados patesi. Wikipedia, la zona de la actual Irak, durante los años 10.000 y 9000 a. C., que coincidían con los primeros asentamientos de poblaciones humanas, se comenzó la producción de cerveza. En el año 4000 a. C. alguien escribió en sumerio, en una tablilla de barro cocido un texto que hacía referencia a «una bebida obtenida por fermentación de granos» a la que denominaban siraku, palabra que podemos traducir como «cerveza» y que era consumida por sus efectos secundarios en los momentos de celebración y festejo, por lo que la tomaban como acción de gracias y honor a su diosa de la fertilidad. El oficio de cervecero era tan importante y respetado que gremio estaba siempre protegido por policías y militares; sus miembros, incluso, estaban exentos de hacer el servicio militar o de ir a la guerra.

El nombre de caña referido a la cerveza también proviene de esta región, de Sumeria. En aquel tiempo, la bebida guardada en grandes tinajas y luego se servía en vasijas que compartía todo el mundo, bebiéndola mediante unas largas cañas similares a nuestras actuales pajitas. En algún yacimiento arqueológico se han encontrado cañas de este tipo, fabricadas en oro y lapislázuli, lo que da a entender que la cerveza era una bebida común también entre las clases altas. Cuando se tomaba de forma individual, sin compartir con nadie, los usuarios empleaban unos vasos cilíndricos especialmente ideados para la ocasión, los antepasados del resto de los actuales vasos de cañas que podemos encontrar en cualquier bar.

COGERSE UNA TURCA

Para el que no lo sepa, el significado de esta frase es emborracharse. Lo que no le encontramos la relación entre un nativo de Turquía y cogerse una melopea.

En realidad, la expresión se remonta a los siglos XVI y XVII, cuando entre los maleantes y marginados de España se utilizaba comúnmente llamar turco al vino y turca a la borrachera. Seguramente quien acuñó este término fueron personas de clase baja o de baja estofa. Este tipo de personas eran la que mayoritariamente ocupaban los puestos de remeros o soldados en los navíos que surcaban las rutas comerciales (y guerreras) del Mediterráneo. Era una época en la que para optar a la libertad primero había que someterse a galeras. De hecho, la mayoría eran reclutados dentro de las cárceles. Y lo cierto es que más tarde o más temprano que las tenías que ver con los turcos a lo largo y ancho del Mediterráneo o Mare Nostrum, eso sí, unas veces como colegas de juerga en los puertos donde fondeaban, otras enfrentándose a ellos en batallas como las de Lepanto, o cuando eran abordados en sus propios barcos por piratas llegados desde allí.

Cuando el encuentro será del primer tipo comentado anteriormente, en tierra firme y lejos de su país, los turcos transgreden el primer precepto religioso de no beber alcohol. Y por lo visto lo hacían a lo grande. Imagínate cómo sería la borrachera que cogían estos individuos que impresionó tanto nuestros fornidos y rudos marineros, que acuñaron esta expresión una vez llegados a casa.

También tenemos otros términos diferenciales para indicar que una persona está borracha como en Andalucía, que se expresa mediante la frase  cogerse una cogorza , que al parecer es una evolución del verbo latino confortiare («auxiliar, confortar») y que se refiere, con toda probabilidad, aquello de intentar ahogar las penas con vino. También tenemos la frase  cogerse una castaña .

Pero hay más sinónimos, como coger una  tranca , que tiene la misma sensación que quien se golpea o es golpeado con ella, una congestión poco agradable que también se compara con la de quien está muy resfriado o con gripe, de quien se dice que tiene un trancazo. Quien coge una  trompa  también está borracha y nos remite a esa sensación tan «especial» que provoca el alcohol, como la de una peonza (también llamada trompa o trompo) dando vueltas sin parar dentro de la cabeza.

Estar  bolinga  parece tener origen en el inglés, en la palabra  bowling , que significa bolos, juego de bolos, y más bien hace referencia los efectos secundarios de la borrachera, a la resaca del día después. El infernal dolor de cabeza que se instala en la cabeza del bebedor es lo más parecido al punto de una bola rodando por el suelo, el más mínimo ruido retumba como los bolos al caer. Todo esto sólo se pasa durmiendo a oscuras y en silencio.

Algunas otras no necesitan de explicación:  mierda  pedo  pedal  (derivada de pedo, nada que ver con ninguna bicicleta), encontramos otras muchas palabras para referirnos a la borrachera en nuestro idioma:  merluza , haciendo referencia al estado de estupidez o de inconsciencia del afectado (en merluzo o besugo); moña, que parece ser una palabra inventada más recientemente a partir de la palabra mona, por las monerías que se hacen cuando se bebe;  tajada , indicando que es un buen pedazo (de borrachera);  tablón , o sea, un trozo enorme de madera que hay que acarrear o con el que uno puede golpearse o ser golpeado, etcétera.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO