Efectos especiales en la época del cine mudo

El cine mudo es aquel cine en el que no hay sonido sincronizado (especialmente diálogos) y consiste únicamente en imágenes. La era del cine mudo duró desde 1894 hasta 1929. Pero el público era exigente, poco, pero aprendieron rápido. Imaginaros ver cualquiera de estas escenas en una época en la que la gente no había vivido casi nada. Además no había información, ordenadores ni nada que pudiera demostrarte que no era real lo que estabas viendo delante de tus ojos. Incluso hoy en día muchas personas creen lo que ven, sobre todo lo que dicen y ven en la tele sin cuestionárselo. Os dejo una pequeña muestra del ingenio de principios del siglo XX.

Harold Lloyd colgando de un reloj con una seguridad ausente por completo en El hombre mosca (Safety Last, 1923).

Cuando se hizo El hombre mosca (Safety Last), no fue posible insertar un fondo falso con proyección trasera o una pantalla verde, por lo que utilizaron un truco de perspectiva. El conjunto fue construido a la altura adecuada para la escalada de Lloyd’s, pero en el techo de un edificio al otro lado de la calle. Cuando Lloyd subió a lo más alto, el conjunto se trasladó a edificios más altos todavía.

Charlie Chaplin patinando en un gran almacén en la película Tiempos modernos (Modern Times, 1936).

Un buen ejemplo de película clásica que utiliza la técnica de la pintura mate sobre cristal. Parte del fondo fue pintado en un pedazo de vidrio, que se colocó delante de la cámara.

El truco de los ojos de Colleen Moore en Ella Cinders (1926).

Las dos mitades de su rostro fueron filmadas por separado, usando una matte shot. Básicamente, un pedazo de vidrio con la mitad del marco pintado de negro se colocó delante de la cámara, por lo que sólo un lado de la película fue expuesto. La película fue enrollada de nuevo, se cambió otro lado al negro. La clave era evitar que la cámara o la cara de Moore cambiara de posición mientras disparaba, o el efecto quedaría arruinado.

Mary Pickford se besa a si misma en la mejilla en El pequeño Lord Fauntleroy (Little Lord Fauntleroy, 1921).

Ver a dos Mary Pickfords en la misma escena no era nada nuevo para el público, también se hizo en Stella Maris tres años antes. Décadas antes, Georges Méliès había descubierto cómo estar varias veces en una misma escena usando matte shot y doble exposición. Pero en una doble exposición normal, el actor no puede moverse de una parte del marco a otro sin arruinar el efecto. El famoso cinematógrafo Charles Rosher consiguió el efecto para que Pickford se moviera detrás de su propio rostro al tener una silueta muy detallada de Pickford pintada en vidrio y usando un marco de metal que impidió que la cámara se moviera. La escena de tres segundos tomó 15 horas de trabajo para conseguirla perfecta.

Douglas Fairbanks se desliza por una vela en El pirata negro (The Black Pirate, 1926)

El método para lograr esta tan copiada escena fue creada por el hermano de Fairbanks, Robert, de profesión ingeniero. La cámara y la vela fueron colocadas en ángulo. El cuchillo de Fairbanks estaba conectado a una polea y contrapesos ocultos. Se utilizaron hélices de avión para hacer que las velas se agitaran con efecto de viento.

Jesús cura a dos mujeres leprosas en Ben-Hur (1925)

Karl Struss, otro famoso cineasta, desarrolló una técnica utilizando un filtro de color para lograr este efecto. Cuando el filtro se ajustó, el maquillaje de efecto leproso de las mujeres ya no era visible en la película. Struss utilizó la misma técnica, al revés, para la famosa escena de transformación en el Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1931).