Definiciones políticas: B

La política destroza aquello que trate de contenerla, incluso a los hombres. Sobre todo a los hombres. Se destroza a si misma. La política es posterior a los hechos que trata de comprender, o que trata de apresar, de capturar. Recordar que la primera edición de este diccionario fue en 1974 y todas las definiciones siguen vigentes, solo que cambian las personas, los hechos y los países. Una verdadera pena.

Balcanización

La larga confusión entre fronteras y nacionalidad y en la península de los Balcanes por influencia de diversas grandes potencias, y por migraciones históricas y las distintas ocupaciones de esa amplia región geográfica, uniendo a veces pueblos y etnias distintos en un solo país, y otros separando una misma nacionalidad en países distintos, produjo largas guerras y malestares; cuando el juego de potencias dominantes trata de crear, por sus intereses propios, ese género de confusiones en otro lugares del mundo, se dice que se está realizando la balcanización de dicha zona, operación que ha sido frecuente en la reciente descolonizaciones de África y Asia y que, como en la península de los Balcanes, son el origen de guerras y fricciones continuas (Biafra, Pakistán, Vietnam, Somalia, Yemen, Corea). El nombre genérico de balcanización ha ido repitiéndose precisamente en la región que le dio el nombre, como consecuencia de la desaparición del comunismo y del equilibrio de las grandes potencias; en primer lugar los Estados Unidos/Naciones Unidas, en su nueva reunión, estaban interesadas en la desaparición de Yugoslavia como nación comunista; y algunos países dominantes preferían que la pequeña república estuvieran dentro de sus zonas de influencia. La lucha por la fijación de nuevas fronteras, las viejas querellas étnicas, los envíos de armas y los bloqueos por parte del exterior, la presión para que se realizarán nuevos pactos o la ayuda llamada humanitaria que impedía el desarrollo de la guerra según su propia dinámica de fuerzas balcanizaron los Balcanes.

Barricadas

Obstáculos levantados en las calles con adoquines, sacos de arena, bancos o automóviles y autobuses o tranvías, para cortar el paso a las fuerzas de la represión («fuerzas del orden») contra las manifestaciones populares. Es de origen francés («barrer», cerrar o poner obstáculos, obliterar) y de sus sucesivas revoluciones. «A las barricadas» es el estribillo del himno anarquistas. En Francia y por anarquista se levantaron las últimas barricadas de gran significación en Europa, en mayo de 1968; en España se siguen levantando en casos menores, y fueron muy útiles contra los guardias a caballo de los últimos tiempos del franquismo y el primer año de la transición.

Base

Ciudadanos afiliados a un partido, incluso simplemente votantes, aunque a veces militantes: el «militante de base» es una figura del partido comunista del que se ha hablado siempre con gran respeto, aunque haya sido frecuentemente poco escuchado; es la víctima propicia de todas las represiones y, sobre todo ─en cualquier partido─, aquel a quien el desencanto o desaliento deja más abandonado, sobre todo cuando ve a sus intelectuales y antiguos dirigentes crearse nuevas afiliaciones. La desgracia común del militante es la que ha creado que en España haya proporcionalmente muy pocos en todos los partidos, y un sentido general de desencanto y de apoliticismo.

Bilateral

Acuerdo entre dos países exclusivamente y, por lo tanto, opuesto a un acuerdo multilateral. Sí un acuerdo bilateral aparece como satisfactoria en principio, puesto que de una manera parcial y a veces total reduce las posibles tensiones entre esos dos países o formalizar su amistad, puede ser considerado como colusión cuando se realiza en detrimento de terceros y denunciados por ese o esos terceros. Los acuerdos bilaterales entre los Estados Unidos y la Unión Soviética a partir de la coexistencia pacífica Kennedy-Kruschev, pero sobre todo partir de la presidencia de Reagan, fueron considerados como positivos en el sentido de reducir la tensión entre esos dos países y la posibilidad de guerra nuclear; pero han perjudicado a otros países de sus propios bloques que habían practicado una torsión en sus políticas nacionales, propias para acomodarse a la tensión producida entre las dos naciones hegemónicas, y que de pronto encuentran inservible y sin objeto. Igualmente puede perjudicar a otros países y grupos políticos nacidos o ayudados por una de las naciones y que quedan anulados por el acuerdo bilateral, como ha sido el caso del «tercer mundo», que ha perdido hasta su nombre al no haber otros dos en discordia. También puede decirse que los acuerdos bilaterales, aunque fortalezcan la situación de paz, van en contra del espíritu fundacional y funcional de las Naciones Unidas, y sobre todo de su Consejo de Seguridad, que han perdido sus condiciones anteriores: los «cinco grandes» que actúan con derecho a veto y por lo tanto en busca de equilibrio son ahora unánimes, todo lo más con alguna abstención de China o de Rusia (que ejerce la representación de las naciones que fueron soviética). Otros acuerdos bilaterales menores se han modificado bien porque las dos naciones pertenezcan a una misma agrupación multinacional (España y Portugal) que determinan el alcance de sus relaciones, bien porque sólo pertenezca una de ellas y no puede cumplir sus acuerdos bilaterales (países nórdicos).

Bolchevismo

Forma inicial del comunismo según Lenin, como escisión del partido del trabajo, Rusia, en 1903; es posible que su idea básica fuera la del partido como guardia en la lucha del proletariado, contra el espontaneísmo; pero más bien se puede considerar como un producto de la personalidad leninista. Su nombre significaba un mayor, o mayoritario; en realidad no lo era. En ello puede observarse un principio del valor del lenguaje y de sus distorsiones para la ocupación de poder.

Bolsa

En materia política se suele utilizar para indicar la reserva o el contenido del capital, «la confianza del dinero», o sea, la aprobación o desaprobación del ahorro medio-alto ante cualquier acontecimiento. No es fiable: la bolsa actuada por miles de razones aún no comprendidas (quienes están más próximos a comprenderlas se enriquecen), aunque a muy corto plazo se puede manipular.

Bonapartismo

Forma peculiar del cesarismo, que se caracteriza porque un régimen nacido de una revolución inspirada por los principios de libertad y la igualdad se retrae a un sistema autoritario y a instituciones similares o parecidas a aquellas contra las que se alzó. El bonapartismo ─nombre derivado de Napoleón Bonaparte─ tiende a aceptar que el carisma divino de que fue investido el dictador puede convertirse en transmisible por herencia, y fundador de una dinastía. La idea de personalidades próximas a Franco para que casará a su nieta con un Borbón (hijos de Don Jaime) para después designarle sucesor al título de rey, o a la hora de nombrar a su nieto mayor Francisco Franco (cuando el apellido lo tenía lícitamente en segundo lugar) son intentos de bonapartismo que el propio Franco no continuó. Algunos bonapartismos pueden aparecer sin persona de dictador, como en la revolución mexicana, que ha ido transformándose lentamente hasta reflejar instituciones y sistemas parecidos a aquellos contra los cuales se alzó, mientras el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha continuado del poder.

Bondad y maldad

La idea básica de la democracia, predicada por los enciclopedistas franceses y por algunos teóricos de la revolución americana, es la que de que el hombre es bueno por naturaleza y la sociedad le hace malo, al convertirse en competitivo al obligarle a luchar entre sí por la supervivencia. Es una consideración de la izquierda. La idea básica de la autocracia y de la derecha es la de que el hombre es malo por naturaleza, y necesita de continua coacción y del uso de la fuerza para impedir cometer sus desmanes. Estos conceptos políticos de bondad y maldad son absolutamente esenciales para comprender los comportamientos políticos actuales, y la mayoría de los programas sobre todo en términos de tolerancia y permisividad o, al contrario, represión y castigo. Y, sin embargo, son irreales, pues bondad y maldad no existen en estado absoluto, naturalmente, y en cualquier caso lo son más que apreciaciones psicologistas o filosófica.

Bulo

Noticia falsa, abultada y exagerada, que sustituye a la información cuanto esta está prohibida o censurada. El bulo tiene siempre o casi siempre como origen una noticia real que ha sido suprimida o censurada; su eco va teniendo una transmisión cada vez más exagerada, en forma de bola de nieve, hasta llegar, generalmente, a convertirse en grotesco. La extensión del bulo está en relación con el control de la información; puede considerarse como escaso o no existente en países de amplitud informativa, y es abundante en los de mayor censura. La lucha contra el bulo ha llegado a consistir en el encarcelamiento, y hasta la pena de muerte en circunstancias muy graves, a sus propagadores. Debe considerarse como un sistema de defensa popular contra el falseamiento o la supresión de informaciones auténticas; muchas veces hasta los más sólidos gobiernos se han visto obligados a salir al paso de bulos publicando a última hora las informaciones que habían tratado de suprimir. No hay que confundirlo con la infiltración, o aparición de una noticias verdadera en forma de rumor (corrupciones, delitos por personas aforadas, faltas a la moral en moralista) que termina por revelarse como real.