Como ser feliz y optimista

No es fácil ser feliz. Muchas veces son condicionantes externos los que lo impiden, pero los más, propios. Pero hay formas de intentar serlo independientemente de como te trate la vida, aunque hay algunos que la vida los ha tomado como clavos a los que martillea constantemente. Hay momentos en la vida que parece que todo se ha conjurado en una persona nada más: tú. Pero no es así. La vida está preparada para pisotearte a ti y a unos cuantos más, todos los que hagan falta. Lo único que hay que hacer es esquivar los golpes tanto como se puedan. Algunos te rozaran, otros te impactarán de pleno y muchos otros los verás pasar e impactar en otras personas. No eres único, excepto para ti mismo. Esos que ves pasar son los que tienes que observar. Te prepararan para los propios.

  1. Siempre sin rencor. Odiar pasa factura, lleva a la ira y a la infidelidad.
  2. Quiere a quien te quiere y harás la mejor inversión. Tu familia y amigos son prioritarios en tus atenciones, cariño, detalles y afecto
  3. Mejor con los pies en la tierra. Hay que soñar, pero sin perdernos en las nubes. No montes películas sobre posibles maravillas que nunca llegarán.
  4. Compartir es vivir. Si compartes alegrías, debes compartir penas. Las penas compartidas puede que encuentren pronto alivio
  5. Vive tu vida y deja que cada cual viva su propia vida. Nunca juzgues a las personas; en todo caso, juzga sus acciones. Organiza tu vida y deja que cada uno se ocupe de si mismo.
  6. Tu eres tu mejor baluarte. Debes ser la mejor muralla y defensa posible contra las personas que intentan derribarte.
  7. Todo esfuerzo tiene su recompensa. Aunque si tus esfuerzos no producen los frutos que esperabas, no te inquietes, porque interiormente puede que hayas logrado tu beneficio.
  8. Siempre calma, dentro y fuera de ti. Cuanto más tensa, grave y crítica sea la situación, circunstancia o persona que te inquieta, agobia o estresa, más paz, gozo y sosiego interior debes activar y generar en ese momento.
  9. La felicidad puede estar en cualquier cosa que hagas hoy. Tienes que creerlo, hay muchos que son desgraciados por lo contrario.
  10. Cuanto consideres que es un problema lo será. Si eres capaz de visualizarlo y vivirlo como un problema lo será.
  11. Sólo tuyo es el poder de elegir, cambiar, crecer y soñar. Nadie puede arrebatarte esto.
  12. Si quieres ser feliz, simplifica. Arroja lastre, establece prioridades no te pongas trabas tu mismo. Sólo el necio se flagela física y mentalmente.
  13. Cuida lo tuyo con amor y esmero. No maltrates ni descuides aquello de lo que vives o en lo que te apoyas.
  14. Evita hacer promesas y evitarás problemas. No hasga promesas que no piensas cumplir, porque promesa que no cumples es un nuevo problema que te creas y una persona más con la que ya no cuentas.
  15. Eres un privilegiado, ¡reconócelo! Si tienes salud, te quiere la persona que amas y además te lo demuestra de palabra y obra, y para remate tienes un trabajoque te gusta y te da para vivir, entonces ya esta completo y quejarte sería un delito.
  16. Prueba evidente de sabiduría es apreciar y cuidar lo que tiene y contentarse con poco. Estar habitualmente insatisfecho acaba por convertirse en un ser poco grato y desgraciado.
  17. Eres lo que piensas y sientes, pero sobre todo eres lo que haces. Las personas se definen pos su obras.
  18. Un final jamás es el final definitivo. Nunca olvides que no hay problema, por difícil que sea, que no encierre en si mismo su propia solución.
  19. Las prisas nunca son buenas. La urgencia podría hacer que perdiéramos la vista de lo esencial, quedarnos en lo accesorio y llevarnos al desastre.
  20. En las relaciones humanas no hay palabra, gesto o acción que sume o reste. Debes cuidar las maneras y escoger los más adecuados y necesarios para el momento y para la persona con la que mantienes esa relación.
  21. En tus defectos se esconden algunas virtudes. Aprendiendo de tus carencias y defectos, las descubrirás.
  22. La verdad de ser tu mismo y de aceptarte te conduce a la libertad. Tus pensamientos, emociones y actitudes, con tu sonrisa, tus palabras constructivas, accionas generosas, alegría y sentido del humor hará que comprenda quien eres.
  23. Haz lo que te gusta y satisface si es bueno y no perjudica a nadie. Todo aquello que puede comportar pequeños placeres has de hacerlo siempre que no perjudique a nadie.
  24. No hay felicidad sin dificultades superadas y metas logradas. Hay que valorar lo grande y lo pequeño que sean metas superadas a corto o largo plazo.
  25. Eres lo que has vivido, pero sobre todo, lo que estás viviendo. Se auténtico, sé tú y asume la responsabilidad de ser y tómate la libertad de ser lo que eres, en plenitud.
  26. No lo dudes: si quieres ¡¡Puedes!! Saber doblegarnos como el mimbre, sin rompernos, sin hacer un drama de nuestra nueva situación y ofrecer respuestas adaptativas de aceptación de lo irreversible e irremediable, pero sin hundirnos en la depresión y en la desesperación, eso es fortaleza y resilencia.
  27. Ver de cerca la muerte enseña a valorar los días de vida que puedan quedar. Quien sabe vivir nunca muere del todo.
  28. Si quieres aprender, cualquiera puede enseñarte. Los demás pueden ser tus maestros, porque casi siempre son tu propio reflejo.
  29. Define los valores que rigen tu vida. Seguramente, la persona que quieres ser no se parece demasiado a la que los demás dicen que tienes que ser, ni a cómo les gustaría que fueras. Eres tú y sólo tú quien elige y, por ello, para ser cada día más auténtico y ser quien de verdad deseas ser, necesitas una inquebrantable confianza en ti mismo.
  30. Educa a tus hijos para la felicidad o no lo eduques. La obligación de los padres es estimularle al máximo y potenciar su capacidad de aprender y ser feliz.
  31. Disfrutar en compañía es vivir dos veces. Cada día que el secreto de una vida más plena y feliz consiste en saborear la propia existencia, a ser posible, en compañía de otras, que amen disfrutar y ser felices como tú.
  32. Si vences y ganas, siempre es a costa del vencido. Si somos de verdad inteligentes, jamás nos comeremos solos la tarta de la victoria y sabremos compartir con el vencido un buen trozo de esa tarta del éxito.
  33. Serás tan bueno como las nobles y buenas obras que hayas dejado tras de ti. Por más que los envidiosos, los frustantes, los aprovechados, los trepas o los egoístas traten de ocultar tus méritos y tu valía, siempre acabarán por mostrarse.