4 famosos que tenían unas manías, síndromes o lo que sea que pa que

Los genios, los famosos, los que pueden tener manías, o formas especiales de hacer las cosas o simplemente están majaras, poseídos o tiene alguna enfermedad o síndromes extraños, suelen ser admirados, odiados o directamente desconocidos. Os dejo a cuatro que van apañados y que son conocidos, bueno, el emperador Cristián, a ese no lo conoce ni dios. Pero da igual. A leer, que es infinitivo.

Cristían VII de Dinamarca

Imagen del Cristían VII de Dinamarca
Nació en Copenhague en 1749, Fue hijo de Federico V de Dinamarca y de Luisa de Gran Bretaña. Se le considero desde muy niño de poseer una gran personalidad y de una inteligencia muy particular. Al llegar al trono a la edad de 17 años, ya era conocida su mentalidad afectada y su comportamiento extravagante. Era normal y corriente que durante las cenas arrojara comida a la cara de sus invitados.

Solía golpear a la gente en medio de una conversación sin razón alguna y realizaba saltos de rana sobre quien realizara una reverencia ante él. Tenía la necesidad compulsiva de masturbarse. La cosa se fue de madre cuando su médico de cabecera, Johann Struensee, se hizo su segundo al mando y comenzó a gobernar Dinamarca en su nombre, y por lo vito no lo debió hacer tan mal pues estableció medidas liberales que mejoraron en gran medida al país. Sin embargo, Struensee no se limitó a ser el gobernante de facto de la nación, también se metió en las faldas de la reina y le hizo un hijo. El crió fue reconocido por Cristían VII, aunque todos sabían que dicho hijo era el resultado del amorío de la reina.

Elvis Presley

Imagen del Elvis Presley
El rey del rock era un gran coleccionista de armas, muchas de las cuales aún adornan su casa museo, en Graceland. Era famoso por disparar a los televisores que se había convertido en su pasatiempo favorito, cuando salía algo o alguien que no le gustaba, tiro va. En 1976 tras meterse entre pecho y espalda una buena cantidad de drogas, y con un cinto lleno de armas se dirigió a despertar a parte de su personal al grito de “¡Arriba! ¡Vamos a cazar cabezas! ¡Vamos a matar a esos hijos de puta!”.

En sus salidas a escena usaba capa porque decía: “La capa me hace sentir como Superman en el escenario”.

En una semana fue capaz de gastar 140 000 dólares en 14 Cadillacs para regañar a sus acólitos, incluyendo uno para una señora negra que se encontraba por casualidad en la tienda donde los compro; 900 000 dólares en una avión a reacción y 30 000 más para decorar el apartamento de otra nueva amiga.

Era admirador incondicionalmente de James Dean y presumía de que se sabía todos los diálogos de la película “Rebelde sin causa”. La higiene bucal era otra de sus grandes manías. Se lavaba incontables veces lo dientes a lo largo del día y acudía una vez a la semana al dentista indefectiblemente.

Por cierto, no le hacia ni puñetera gracia que le llamaran “Elvis Pelvis”

Nikola Tesla

Imagfen de Nikola Tesla
Estaba obsesionado con las bacterias. Trataba de no tocar a nadie y que nadie lo tocara a él. Se protegía con guantes para tratar de no intercambiar gérmenes de nadie con su persona, o simplemente no daba la mano.

Pedía para comer 18 servilletas, múltiplo de 3 con las que limpiaba los cubiertos que utilizaba, que pedía a su vez en múltiplos de 3, servilletas que después de su misión arrojaba al suelo. Calculaba el volumen de la comida contenida en su cuchara y este debía ser múltiplo de 3 y a su vez, lo masticaba un número de veces divisible entre 3.

Tesla, servo estadounidense, odiaba de forma compulsiva los collares de perlas, así como los pendientes que usaban las mujeres, así como los melocotones. También odiaba tener contacto con objetos esféricos. Una vez en París se encontró con la actriz mundialmente famosa conocida como Sarah Berhardt. En un acto de coquetería ella tiro su pañuelo al suelo, el científico lo recogió y se lo devolvió sin mirarla a la cara.

Era capar de recitar Fausto de Goethe. Poseedor ─según palabras propias─ de una memoria fotográfica y de una capacidad espacial asombrosa, capaz de diseñar y poner en funcionamiento cualquier aparato dentro de su cabeza, como un banco de pruebas, sin necesidad de realizar prototipos.

Tesla sólo dormía tres horas al día. Personas cercanas aseguraban que era capaz de permanecer activo hasta 150 horas seguidas. Además de sus avances relacionados con la electricidad, Tesla, inventó la radio, el control remoto, la corriente alterna, el motor de corriente alterna, la lámpara fluorescente y el submarino eléctrico.

Murió en un hotel de New York en 1943, en la pobreza más absoluta, endeudado hasta los ojos. Muchos de sus papeles fueron incautados por el gobierno de Estados Unidos. Sus posesiones fueron declaradas secretos de estado por los militares y por el FBI. Después de años batallando legalmente, la familia recupero una parte importante de los mismos y creo el Museo Nikola Tesla.

Steve Jobs

Imagen de Steve Jobs

Desde que era adolescente seguía regímenes de alimentación muy estrictos: a ratos sólo fruta, otros, también verduras. Estudio budismo zen durante años y creyó que la mezcla de espiritualidad y alimentos sanos serviría como antídoto incluso para el cáncer. Cuando se lo diagnosticaron en octubre de 2003 se negó a ser operado y optó por tratarse con zumos de frutas, acupuntura y remedios medicinales que encontraba en Internet, incluso consultó a un psíquico.

Disfrutaba principalmente del pescado, rechazando cualquier otro tipo de alimento animal. Según él, al rechazar cualquier otro tipo de “carne” de animal:

Jobs creía que su cuerpo estaba libre de olores desagradables, por lo que no necesitaba ni ducharse muy frecuentemente, ni ponerse desodorante.

Su forma característica de trabajar era tener un grupo reducido de empleados, cuando estaba diseñando el Macintosh el número de personas con las que trabajaba estaba limitado a 100 personas y no más. ¿Por qué? Porque para él no debías trabajar con un número mayor de personas de las cuales no pudieras recordar sus nombres, además, si necesitaba otro trabajador, despedía a otro, ya que era señal de que no realizaban su trabajo por completo.

Siempre usa camisetas del mismo color (negro o gris) y jeans para no gastar tiempo y energía pensando que se van a poner y ocuparlo en servir a la comunidad con sus inventos.